fbpx
Evangelio del día No escuchan ni a Juan ni al Hijo del hombre Mt11,16-19

Semana de Pastoral Penitenciaria

Semana de Pastoral Penitenciaria

prisionEl 24 de septiembre se celebra Nuestra Señora de la Merced, patrona de las personas privadas de libertad. Desde la Delegación de Pastoral Penitenciaria  quieren volver a contar con toda la comunidad diocesana para esta festividad.

El tema que se trata este año en la Semana de Pastoral Penitenciaria (21 – 27 de septiembre) es: Tu prisión no es ningún cuento. La delegación ofrece dicho material, cuyo contenido puede utilizarse para concienciar a y ser más sensibles ante esta realidad, ya sea esta semana o en otra ocasión. «Para una inmensa mayoría de personas, incluso con el epíteto de cristianas, la prisión es un área donde están recluidos los individuos que amenazan y ponen en riesgo la seguridad y bienestar de nuestra sociedad moderna» explican los responsables delegación en una carta.

«En la cárcel, y en cualquier parte donde nos demos de bruces con los desheredados de la historia, nos toparemos con nuestra propia imagen, con nuestra propia carne, con nuestra propia historia, con nuestra propia suerte. Si no lo vemos y vivimos así, estaremos interpretando la mascarada de esta sociedad basada en la economía, en la que tú y yo tendremos menos valor que 1 € y nuestra suerte estará en manos de los índices bursátiles» – explican.

«Si nuestras cárceles-prisiones son la expresión y ejecución máximas de nuestras leyes y jurisprudencia ¿a qué tipo de justicia estamos alimentando? La mayoría de quienes compartimos estas líneas coincidimos al afirmar que nuestros centros penitenciarios, debido a su configuración, estructura y procedimientos, nunca podrán ser lugares donde se puedan facilitar, posibilitar y alimentar las relaciones humanas, sino espacios de represión» – añaden.

Desde la Delegación de Pastoral Penitenciaria informan además de que la misa de Radio Vitoria (104.1 FM) para los enfermos del domingo 27 de septiembre,  se recordará la fiesta de Nuestra Señora de la Merced y a las personas presas.

Para ejercer la libertad nos liberó el Mesías; con que manteneos firmes y no os dejéis atar de nuevo al yugo de la esclavitud… Habéis sido llamados a la libertad; ya no podéis dar pie a los bajos instintos, sino al amor que os pone al servicio de los demás (Gal 5,1.13.14)

 

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en la web. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies