fbpx
Evangelio del día Abrahán, vuestro padre, saltaba de gozo pensando ver mi día Jn8,51-59

Mujeres llenas de alegría. XX Encuentro de Comunidades Contemplativas

XX Encuentro Contemplativas

Mujeres llenas de alegría. XX Encuentro de Comunidades Contemplativas

El XX Encuentro de Contemplativas de nuestra diócesis se celebró en nuestro Convento de Santa Cruz de Dominicas Contemplativas. Nos convoca nuestro Obispo D. Juan Carlos como años atrás nos llamaba D. Miguel Asurmendi.

La presencia de nuestro pastor y guía nos animó a Ser mujeres llenas de alegría y a Vivir sólo para Él ¡SOLO DIOS BASTA!.

Es un momento para el diálogo y el conocimiento mutuo de todas las órdenes religiosas dedicadas a la Vida Contemplativa. Hemos vivido esta jornada en torno a dos grandes jubileos: “El Jubileo de la Misericordia y el Jubileo Dominicano”, los dominicos/as estamos de 800 años de aniversario.

Queríamos celebrar este cumpleaños con todas y a pesar de nuestra precariedad —con ayuda de grandes amigos/as— lo hemos conseguido. Pudimos vivirlo en nuestro Convento dando gracias a Dios por esta inmensa obra y sobre todo por el regalo de la Vida Contemplativa en nuestra diócesis.

XX Encuentro ContemplativasEl día transcurrió lleno de oración: atravesamos la Puerta Santa de la Catedral Vieja, hicimos una oración en el pórtico y el Obispo nos invitó a entrar. Dentro tuvimos una pequeña oración en la pila bautismal para recordar nuestro bautismo y hacernos partícipes junto con toda la Iglesia de la importancia de este Sacramento que nos adentró en la nueva Vida instaurada por Cristo.

Después marchamos alegres a nuestro Convento donde también nos esperaba otro gran jubileo “El Dominicano”. Comenzamos con toda solemnidad con una Eucaristía  muy participativa y —al concluir— pasamos adentro, al Huerto donde nos esperaba un encuentro fraterno lleno de gozo y de palabras (que no se quiere llevar el viento).

Más tarde, participábamos de una charla-coloquio con nuestro Obispo: preguntas, respuestas, exclamaciones, anhelos lanzados al unísono para concretar un mundo que nos preocupa y que está bien cerca de nosotras y que a veces no nos percibe y no recurre a nosotras en medio de su inquietud.

Luego ¡cómo no! una comida sustanciosa y un momento de tontadas al aire: bailes, cantos, risas y ganas de ser nosotras mismas.

A la tarde, compartimos un rato más de formación, con dos charlas una sobre el Carisma Dominicano dada por un fraile dominico y, a continuación, una charla sobre Arte y Patrimonio de nuestro Convento y nuestra iconografía dominicana impartida por la Dra. Dña. Francisca Vives Casas, profesora de la UPV en Bilbao.

Luego despedida y un adiós, hasta que me llames y quieras saber de mí. Así somos la monjas: gente normal, que comparte y reparte y disfruta del tiempo que Dios nos da para Vivir.

El gozo y la certeza de haber sido miradas por Dios con Amor y la alegría de Vivir en su presencia nos hacen soñar y creer que somos necesarias para tantos hermanos/as que viven en la Fe en medio de este pueblo.

¡Que Dios —en su derroche de Misericordia— nos ayude otorgándonos auténticas vocaciones a una vida maravillosa —antigua y actual— dentro de su Iglesia!

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en la web. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies