Evangelio del día Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas? Jn20,1.11-18

Crónica de las Jornadas Pastorales

Crónica de las Jornadas Pastorales

El aula San Pablo se ha quedado pequeña para acoger a todas las personas que esta semana han participado en las Jornadas Pastorales de inicio de curso Salimos al Encuentro – Bidera Goaz. Unas jornadas que, en el inicio de este curso 2018-2019 han causado gran expectación porque en ellas se presentaba el Plan Diocesano de Evangelización – que el Consejo Pastoral Diocesano aprobó el pasado mes de mayo- y las líneas que a lo largo de este curso van a tener especial impulso en la diócesis: la confesión de fe y el compromiso social como Iglesia Samaritana (4ª Línea del PDE), y el trabajo en el Seminario y por las vocaciones, como Iglesia que evangeliza.

Presentación del Plan De Evangelización

Todas las sesiones fueron presentadas por nuestro obispo, Don Juan Carlos, que se encargó de encuadrar cada uno de los temas presentados. La primera sesión, que abrió los Jornadas, se dedicó al III Plan Diocesano de Evangelización: Salimos al encuentro – Bidera goaz . El Obispo afirma, en la carta de presentación del mismo, que “se trata de crear dinámicas comunes, asumidas por toda la Diócesis, que favorezcan también la evangelización de los más alejados y la promoción de los más pobres. En continuidad con los planes de evangelización anteriores queremos estar a la altura de los tiempos y de las necesidades a las que tenemos que responder en este momento”.

Para presentar cómo ha sido el proceso de elaboración del Plan se proyectó un vídeo en el que miembros del Consejo Pastoral hablaban de su experiencia en la elaboración del plan, a lo largo del pasado curso, y las perspectivas con las que afrontan su puesta en práctica. Todos ellos coincidían en destacar aspectos como la comunión entre las diversas sensibilidades, la participación, la ilusión con la que se ha trabajado, el respeto, la dinámica realizada para incluir las aportaciones recibidas… Por su parte, el vicario general, Carlos García Llata destacaba,  además de lo anterior, el esfuerzo realizado en la profundización del concepto de evangelización, con alusiones continuas a dos documentos fundamentales: Evangelii Nuntiandi, de Pablo VI, y Evangelii Gaudium, del Papa Francisco.

Finalmente agradecieron el trabajo de todas las comunidades que participaron a través de diferentes cuestionarios para enriquecer los borradores sucesivos que se fueron elaborando.

2ª Jornada: Confesión de fe y compromiso social

El segundo día de las Jornadas se dedicó a profundizar en la línea de la Confesión de fe y compromiso social como Iglesia samaritana, que es la cuarta línea del PDE que se decidió, también en el Consejo Pastoral Diocesano, impulsar en primer lugar. Luis Antonio Preciado, responsable del Secretariado Social Diocesano, realizó en su ponencia un análisis de nuestra actual coyuntura económica y de empleo en la que existe una desigualdad que la crisis ha agrandado, y cómo esta situación afecta a diferentes sectores de la población, sobre todo migrantes y jóvenes. Este análisis nos ayuda a situarnos también ante la realidad pero desde unas determinadas claves pastorales, marcadas por el hecho de que nosotros como cristianos “no somos analistas económicos, nosotros tenemos que mirar a la persona, a las personas que sufren” – explicaba Preciado.

3ª Jornada: El Seminario en el corazón de una Iglesia que evangeliza

El tercer y último día de las ponencias, llevaba por título El Seminario en el corazón de una Iglesia que evangeliza. En esta sesión participaron los miembros del equipo del Seminario diocesano:  Alfredo Arnaiz – Rector -, Saturnino Gamarra – Director Espiritual – y Juan José Infantes – Formador – ; y  José Ramón Altuna, Rector del Seminario Diocesano Misionero Redemptoris Mater. 

Satur Gamarra afirmaba en su intervención que, efectivamente, nos encontramos en una situación de necesidad extrema de presbíteros.  La preocupación de la diócesis de Vitoria por las vocaciones ha sido siempre muy notable; destacó los trabajos en el Consejo Presbiteral, en la delegación de Pastoral Vocacional , de la Delegación del Clero y sus esfuerzos por poner a toda la diócesis en clave vocacional y la carta pastoral conjunta de los obispos del País Vasco y Navarra Presbíteros diocesanos, una necesidad urgente (1991). En el año 2007 en el retiro a los sacerdotes «Sequía de vocaciones, mi vida sacerdotal», se comentaba que «más que sequía vocacional, se podía hablar de cambio climático».

También explicó que la necesidad de sacerdotes no está en la mera demanda, es arriesgado ponerla ahí, porque hoy la demanda es cada vez más débil. Es la misma demanda la que hay que crear y alimentar. La necesidad de sacerdotes está en la vida del cristiano, de la comunidad y de la evangelización. Como claves, Gamarra destacaba que «hay que levantar la voz a favor del sacerdocio y mantenerla». Y destacaba varias frases de Benedicto XVI, en la homilía de clausura del  Año Sacerdotal en 2010: «Los sacerdotes son los primeros obreros en la civilización del amor»; «Dios se vale de un hombre con sus limitaciones para estar, a través de él,  presente entre los hombres y actuar a su favor». Y también añadió, para finalizar, que el sacerdocio no es un oficio, sino un sacramento y un don de Dios. Su núcleo originario no es manipulable.

Por su parte, Juan José Infantes habló del los retos para el futuro sacerdote enviado a evangelizar. Aceptar los cambios en los ambientes secularizados y ser conscientes de que lo que parecen dificultades pueden convertirse en oportunidades si se entienden las causas y se buscan respuestas audaces. Añadió que dentro del relativismo imperante no podemos vivir cumpliendo y conformándonos, que hay que complicarse la vida: acercar la presencia de Dios al joven, sin ofrecer humo; acompañarles;  vivir como auténticos seguidores, formar evangelizadores con espíritu, que oren y trabajen; amar a la Iglesia como misterio de comunión y misión e incidir mediante la transformación del corazón.

Alfredo Arnaiz, rector del Seminario Diocesano, incidió en algunos aspectos del documento «El Don de la vocación presbiteral», la nueva Ratio Fundamentalis institutiones sacerdotalis para los Seminarios. Incidiendo, de manera especial en algunos aspectos de las cuatro áreas de la formación en el seminario: humana, espiritual, pastoral e intelectual. Y por otra parte la dedicada a los Agentes que intervienen en ese proceso.

Además, como delegado de la Pastoral Vocacional en la diócesis informó de las iniciativas que el equipo vocacional , liderado por el Obispo D. Juan Carlos, puso en marcha el año pasado, como la cadena de oración por las vocaciones y anunció otras nuevas que se están planteando y se irán anunciando.

José Ramón Altuna fue el último en intervenir. Haciendo suyas las palabras de quienes intervinieron anteriormente, incidió en algunas características particulares de la formación de los seminaristas dentro del Camino Neocatecumenal.

Al finalizar esta última jornada se animó a los presentes  a participar en la Fiesta Diocesana de inicio de curso que tendrá lugar el sábado 20 en el Santuario de Estíbaliz, con la eucaristía, presidida por el Obispo, a las 12.00h., y con la comida y sobremesa, tras finalizar la misa.

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies