fbpx
Evangelio del día El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra Jn8,1-11

Emaús pasará por Vitoria

Emaús pasará por Vitoria

Desde que en los albores del Tercer Milenio el Papa Juan Pablo II hiciese un llamamiento universal a la “Evangelización” hemos asistido al renacer de nuevas iniciativas intentando responder a esta llamada. Una amplia mayoría de estas propuestas evangelizadoras vienen de América, como si, a pesar de todos los peros que se podrían poner al desembarco que desde hace más de 500 años llevamos a cabo, se nos invitase a recibir ahora, como tierra de misión, algo bueno de lo bueno que supimos dar entonces. Otro elemento que caracteriza a muchos de estos caminos para la evangelización es la importancia que se da al testimonio y al encuentro personal con Cristo.

El Retiro de Emaus, que pronto llegará a Vitoria, participa de estas características que son santo y seña de la avanzadilla evangelizadora de la Iglesia.

Los orígenes de El Retiro de Emaus se remontan a 1978, concretamente en la parroquia de San Luis, en Pincrest (Miami), donde el párroco David Russel encargó a Mirna Gallager, directora de formación religiosa de la parroquia, que ideara y formase un equipo para desarrollar un retiro diferente. Según han relatado posteriormente “después de mucha oración, con la dirección del Espíritu Santo se decidió que el retiro estaría basado en el Evangelio de San Lucas 24, 13-35.” O lo que es lo mismo el pasaje de los discípulos de Emaus.

Es importante aclarar que Emaus NO es un movimiento, ES un instrumento de evangelización para las parroquias. El eje central del retiro es la “experiencia del Amor de Dios y su presencia real entre nosotros”.

Cuando se propone el Retiro de Emaus es cierto que se envuelve de un cierto aire de “misterio” en el que quienes han vivido la experiencia colaboran con ese “no puedo contarte nada hasta que lo hagas”. No es secretismo, es … no estropear la sorpresa que Dios pueda tener para ti. Otra cosa que llama la atención es que los retiros se hagan hombres y mujeres por separado. Todos coinciden después que tras vivir la experiencia se justifica esta separación con absoluta normalidad. Y aunque lo que uno escucha de otros en el retiro se guarda para sí con absoluto respeto, el compartir posterior entre todos, hombres y mujeres resulta más enriquecedor.

Otro detalle importante es que es un retiro que ofrecen laicos para laicos, y también personas consagradas. Pero el peso de la organización y desarrollo recae en los laicos. Las personas consagradas pueden colaborar, los sacerdotes en lo que les es propio de su ministerio y el resto de consagrados con su oración.

Aunque si bien es cierto que “no se puede contar nada”, si queremos compartir el testimonio de algunos hermanos y hermanas que han caminado, y tras caminar por “Emaus”, estas son algunas de las sensaciones que han tenido: “… fui al retiro con pocas expectativas, pensando que simplemente iba a ser un fin de semana de reflexión y oración, que me vendría bien, pero nada más…”
“… me iba dando cuenta que no tenía la exclusiva de los problemas, y cada vez se me hacía más patente cómo el Señor había estado acompañándome en cada momento de mi vida…”

“Me reconcilié conmigo mismo, me sentí amado por mis amigos, por mi familia, pero sobre todo por Dios.”

“Todas esas certezas, esas sensaciones, cierto que con más intensidad en unos momentos que en otros, me han acompañado desde entonces. En cualquier caso, la que desde entonces he tenido es la de que Dios me ama y que soy importante para Él.”

“Fui al retiro de Emaus pensando que iba a un retiro a encontrarme conmigo misma y con quien me encontré de bruces fue con Jesús, y me gustó mucho más. De hecho, ya nada me convence más.”

“El retiro de Emaús para mí lo resumiría en: un regalo que uno se tiene que hacer en la vida.”

“Un verdadero encuentro personal con el Señor.”

Somos ya un grupo de personas de la Diócesis de Vitoria los que hemos caminado. La parroquia de Murguía ha dado el paso del comienzo del discernimiento para organizar el retiro en la Diócesis de Vitoria. Nuestro obispo, monseñor Juan Carlos Elizalde, respalda la iniciativa y anima a ir dando pasos para que el primer retiro sea una realidad a lo largo del próximo año.
Queremos hacer un llamamiento a:

  • Aquellos que hayan realizado el Retiro de Emaus para que, si lo desean, se sumen a las reuniones de fraternidad que se realizan después del retiro, para orar y preparar, para aquellos que deseen servir, el primer retiro de la Diócesis.
  • Aquellos que estén interesados en hacer el retiro bien cuando se convoque en Vitoria o bien si lo desean realizar en alguna otra Diócesis cercana a la nuestra.

Para más información os facilitamos los siguientes teléfonos:
P. Millán Viñas: 660843316
Diego: 609418864
Laura: 610296478
Vicente: 610247567

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en la web. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies