fbpx
Evangelio del día Jesús cura a dos ciegos que creen en él Mt9,27-31

Navidad en el Seminario y llamamiento vocacional del Obispo a los jóvenes

Navidad en el Seminario y llamamiento vocacional del Obispo a los jóvenes

En las puertas de la Navidad, los dos Seminarios de Nuestra diócesis – el Seminario Diocesano de Vitoria y el Seminario Diocesano Redemptoris Mater se reunieron para celebrar juntos el Adviento- . El Obispo D. Juan Carlos, Rectores, formadores y seminaristas celebraron juntos la Eucaristía y, tras la misma, compartieron una cena en el Seminario.

La realidad vocacional de los Seminarios nos anima a seguir avanzando en el planteamiento vocacional de nuestra diócesis. La vida de todos y cada uno de los miembros de la comunidad cristiana entendida como vocación y las vocaciones sacerdotales, como signo de una comunidad que crece, siguen siendo clave en el trabajo pastoral. Nuestro Obispo, Don Juan Carlos Elizalde, como hacía hace apenas hace unos días , al celebrar la Jornada del Seminario, insistía de nuevo en su invitación y llamamiento a los jóvenes de nuestra diócesis: «Al comienzo de este Año Jubilar Mariano a ti joven, como Obispo de Vitoria te digo: te necesito para presidir y cuidar nuestra comunidades cristianas. Te necesito para educar a nuestros niños y para acompañar a nuestros jóvenes. Te necesito para animar y sostener a nuestras familias y a nuestros mayores. Te necesito para ayudar a la gente más vulnerable y necesitada. Te necesito para rejuvenecer el presbiterio. Te necesito para tender puentes en esta sociedad nuestra fragmentada y convulsa. Te lo digo en el nombre del Señor, porque es el Señor el que verdaderamente te necesita. La Diócesis de Vitoria te necesita con extrema urgencia. Tú sabrás quién eres ese joven porque puedes tener línea directa con el Señor y ayuda a través de sus mediaciones.
Tú sabrás si estas palabras son para ti pero que existes y que el Señor te quiere y te llama, yo lo tengo muy claro. ¡Un Año Jubilar Mariano entero para que te puedas aclarar!
Te hago la propuesta con enorme esperanza porque lo que más pesa en mí no es el mucho trabajo pastoral, sino la inmensa alegría de ser pastor, una vocación que llena toda una vida entregada al Señor y a los hermanos. No te comunico una carga sino una buena noticia y una gran suerte que me gustaría compartir. ¡Cuenta conmigo!»

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en la web. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies