fbpx
Evangelio del día No ha nacido uno más grande que Juan, el Bautista Mt11,11-15

Navidad en Arkaia

Navidad en Arkaia

“Jesús, José y María os doy el corazón y el alma mía”  era el lema que encabezaba el encuentro navideño de Arkaia,  donde nos reunimos más de 12 familias, algunos adultos, unas 70 personas pudimos disfrutar juntos en navidad. El encuentro tuvo lugar los días 28, 29 y 30 de Diciembre en la casa diocesana de Arkaia y contó con la participación de nuestro obispo, Monseñor Juan Carlos Elizalde, varios sacerdotes y las Carmelitas Samaritanas del Sagrado Corazón de Jesús.
En plenas fiestas navideñas, en medio del bullicio y el ajetreo, Arkaia abre sus puertas para acoger a personas, de dentro y fuera de la diócesis, que quieren hacer un parón y vivir estos días en plenitud y con sentido. Conscientes del misterio que esconden estas fiestas, todos los que nos acercamos durante estos días a Arkaia pudimos contemplar y vivir más en profundidad el sentido de la Navidad.
El encuentro comenzó el viernes a la tarde con una charla del obispo acerca de San José, figura oculta de la navidad, pero que en realidad es de suma importancia. Don Juan Carlos nos habló de su misión, de su santidad, de su servicio y nos alentó a vivir en la misma confianza, acogiendo con apertura los planes que Dios haya dispuesto para cada uno.
También impartió a los jóvenes una charla adaptada a sus inquietudes y realidades. Mientras, los más pequeños trabajaban con los catequistas la imagen de la Sagrada Familia. Después celebramos todos juntos la Eucaristía, culmen de nuestro encuentro.
El día siguiente lo iniciamos con los laudes y la presencia de las Carmelitas Samaritanas del Sagrado Corazón, que nos acompañaron durante toda la jornada. Fue un día mariano muy intenso donde no faltó formación, adoración, testimonios, rosario y muchas risas. Las hermanas contagiaron su alegría y su amor grande al Sagrado Corazón del Señor, preparando el nuestro para la consagración que realizaremos en unos días. Nos despedimos con la Eucaristía y con la promesa de volver a vernos pronto. Tras la cena tuvimos todos juntos una velada muy divertida, en verdadero ambiente familiar.
El domingo acudimos a visitar a las hermanas Salesas, a compartir con ellas todo lo vivido durante estos días y después nos unimos a la Misa del Jubileo de las familias en la Catedral María Inmaculada. El encuentro finalizaba tras la comida… pero a las 21:00 muchos de nosotros aun seguíamos en Arkaia. Nos resistíamos a finalizar un encuentro tan profundo con los hermanos y con nuestro Señor.
Ahora que volvemos a nuestros hogares, a nuestras vidas, nos damos cuenta que lo hacemos como los Reyes Magos, “que vuelven por otro camino”. El encuentro con el Niño Dios en la casa de Arkaia “ha cambiado” algo. Volvemos con la certeza de que Dios nos ama y con el deseo de dar a Jesús, José y María nuestra vida todos los días.

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en la web. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies