Evangelio del día Tocamos y no bailáis, cantamos lamentaciones y no lloráis Lc7,31-35

Jubileo de parroquias de Elciego, Baños de Ebro, Lapuebla de Labarca y de grupo de las Siervas de Jesús

Jubileo de parroquias de Elciego, Baños de Ebro, Lapuebla de Labarca y de grupo de las Siervas de Jesús

La Catedral María Inmaculada sigue acogiendo durante el verano a los grupos y comunidades que se acercan a ella para ganar el Jubileo en este Año Jubilar Mariano. El pasado fin de semana un grupo de religiosas de las Siervas de Jesús – que están realizando la formación previa a su profesión solemne en Vitoria Gasteiz, cuna de su Madre fundadora, Santa María Josefa –  y otro grupo formado por feligreses de las parroquias de Elciego, Oyón y Lapuebla, acompañados por su párroco, peregrinaron a la Catedral Nueva.

La Eucaristía fue presidida por el Obispo, D. Juan Carlos Elizalde, que en la homilía incidió en el carácter vocacional de las vidas de todos los presentes: las vocaciones sacerdotales, las matrimoniales y familiares y las de las religiosas, que eligen al Señor para servir a sus hermanos. En estos seguimientos, el desierto  – como le ocurrió al pueblo de Israel en su camino desde Egipto a la Tierra prometida –  es lo que nos conduce al primer amor. «El Señor nos ha liberado, nos ha sacado de Egipto, nos ha sacado de nuestras comodidades» – explicó. «A María Inmaculada, Madre de la Iglesia, encomendamos nuestra vida como vocación»-

Previamente a la eucaristía y tras atravesar la Puerta Santa,  los grupos de peregrinos  pudieron disfrutar de la visita guiada al templo como paso previo a la celebración.

Aquellos grupos o personas que quieran participar como grupos en la eucaristía o realizar la visita guiada previa (a las 11.30 h.) deben inscribirse en la web: jubileomarianovitoria.org

 

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en la web. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies