Evangelio del día Tocamos y no bailáis, cantamos lamentaciones y no lloráis Lc7,31-35

Las reliquias de Santa Bernadette y su paso por Vitoria-Gasteiz

La Catedral María Inmaculada se queda pequeña para recibir las reliquias de la Santa de Lourdes


En la mañana de su primera jornada en la Catedral nueva, Vitoria-Gasteiz ha acogido de manera multitudinaria las reliquias de Santa Bernardita, la joven que vio a la Virgen María en la gruta de Lourdes hasta en 18 ocasiones.

Esta niña de 14 años fue testigo y protagonista de las apariciones de la Virgen María en Lourdes, Francia. Bernadette recibió la primera de las revelaciones el 11 de febrero de 1858 en una gruta en esta localidad francesa. Autoridades civiles y religiosas constataron la veracidad de su relato y rápidamente corrió la voz de lo sucedido por toda Francia. A su funeral en 1879, con 35 años, llegaron a Nevers multitudes desde muchos puntos del país galo. En dicha ciudad permanece su cuerpo incorrupto que desde entonces es venerado por cientos de miles de personas todos los años.

El día 1 de septiembre, desde el Santuario de Lourdes, llegó la urna con sus reliquias. La esperaban los hospitalarios de Álava quienes se han encargado de portarla hasta el interior de la Catedral nueva de Vitoria, bajo el arco de la Puerta Santa, por estar bajo la gracia de un año jubilar para la Catedral María Inmaculada, Madre de la Iglesia. Cientos de fieles han abarrotado el templo en una Eucaristía presidida por el Vicario General, D. Carlos García Llata, en ausencia del Obispo D. Juan Carlos Elizalde, de visita a las Misiones Vascas en Ecuador.

Al comenzar su homilía, ha agradecido a las personas presentes en la Catedral por el caluroso recibimiento a las reliquias y a la Hospitalidad de Lourdes por hacer posible estos tres días de actos en torno a Santa Bernadette. El Vicario, tomando el Evangelio del día, ha centrado sus palabras en la humildad: «Vete a sentarte en el último puesto, para que, cuando venga el que te convidó, te diga: amigo, sube más arriba». Jesús hace de la humildad su camino salvador. Se hace último en la cruz para «subir más arriba» y pasar al primer lugar, junto al amor misericordioso del Padre. El Señor se nos acerca a través de los pobres, los más necesitados, los que sufren, los marginados, los que no tienen acompañamiento alguno. Desde el servicio a estas personas, la Iglesia y los cristianos estamos llamados a instrumento de su acción salvífica desde la pequeñez.

D. Carlos ha tocado los puntos más significantes de la vida de Santa Bernadette y su ejemplo de santidad, «muy presente en nuestros días». Desde aquellos días de 1859 y hasta la actualidad, más de 6 millones de personas peregrinan anualmente a Lourdes para, como ella, expresar su confianza a la Virgen y escuchar su invitación como también se la hizo a Bernardita: «Haced lo que Jesús os dice». El Vicario nos ha invitado a poder vivir con estas palabras de María «una constante conversión de su mano» y espera que estas tres intensas jornadas abiertas a todos nos refuerce nuestra fe y cercanía a María, camino que nos lleva al Señor.

En la tarde del primero de septiembre tuvieron lugar, siempre en la Catedral, dos actos: los testimonios de las Hermanas de la Caridad de Nevers, donde Santa Bernadette pasó el resto de su vida tras las apariciones de la Virgen, y el que ponía fin a esta jornada con una procesión de antorchas por dentro y fuera del templo que, pese a la lluvia, fue acompañada por cientos de fieles sin dejar solo ni un momento el relicario y la talla de la Virgen de Lourdes.

Temprano por la mañana del día siguiente, martes 2 de septiembre, tras el rezo de laudes, tuvo lugar a las 10:30h el Via Crucis por el interior de la Catedral, donde se rezó por los enfermos de toda nuestra Diócesis. Portada la cruz por tres voluntarios, se ha ido parando estación por estación en un recogido rezo que recuerda la pasión del Señor y sus últimas horas en Jerusalén. Por la tarde los Hospitalarios de la vecina Diócesis de San Sebastián disertaron sobre Lourdes, Santa Bernardita y las apariciones en la gruta francesa. Tras ello, y después del rezo del Santo Rosario y posterior Eucaristía, a las 20:00h comenzó una vigilia de oración, ante el relicario de la santa de Lourdes, por el mundo y, en especial, por los enfermos y por quienes sufren soledad, marginación o exclusión.

Hoy, martes 3 de septiembre, tras una eucaristía, hemos despedido el relicario de Santa Bernadette para que siga su caminar por España. Cuando se escriben estas líneas, las reliquias van camino de Bilbao, su próxima parada, donde seguro será acogida con el mismo cariño y fervor que en la capital alavesa.

La visita del relicario de Santa Bernadette ha sido «una gracia para nuestra Diócesis y toda una experiencia de ver, oír y sentir en torno a la Virgen María, quien de su mano nos lleva a Jesús, único y verdadero destino en nuestra vida». Así lo ha expuesto María Jesús Pinedo, presidenta de la Hospitalidad de Vitoria-Gasteiz quien ha agradecido «a sacerdotes, hospitalarias y hospitalarios y a los cientos de personas que durante estos tres intensos días han acompañado al relicario en su primera parada desde Lourdes» y lo ha querido enmarcar dentro del «maravilloso Año Jubilar que nuestra Catedral está viviendo y que busca aportar, con esta histórica visita, una efeméride más a recordar».

 

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en la web. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies