fbpx
Evangelio del día El que cumple la voluntad del Padre entrará en el reino de los cielos Mt7,21.24-27

La talla restaurada de la Inmaculada vuelve a la Catedral Nueva de Vitoria

La talla restaurada de la Inmaculada vuelve a la Catedral Nueva de Vitoria

Tras varios meses de trabajo, la elegante imagen barroca preside de nuevo el presbítero del la Catedral.

Susana Arechaga, Delegada de Patrimonio de la Diócesis, será la encargada de explicar al finalizar la eucaristía los detalles de la restauración.

19 de noviembre de 2019. La talla de María Inmaculada, titular de la Catedral Nueva de Vitoria, vuelve a presidir su altar tras unos meses de restauración. Con un aspecto renovado y colores vivos, el domingo 1 de diciembre se dará a conocer a los fieles que la quieran ver en el altar mayor tras la eucaristía de las 12:30h, presidida por el Obispo de Vitoria, D. Juan Carlos Elizalde, por Susana Arechaga, del Servicio de Patrimonio del Obispado. De esta manera, la titular del templo estará lista para contemplar los actos que el Obispado ha preparado para el final del Año Jubilar Mariano que la Santa Sede concedió a la Catedral María Inmaculada, Madre de la Iglesia por los 50 años de su consagración y que ha contado con la presencia de miles de personas a lo largo de todo el año.

La escultura de la Virgen pertenece al barroco avanzado, siendo una talla de
madera policromada de factura muy delicada. Destaca por poseer un canon estilizado que contrasta con la amplitud y complejidad de los pliegues de su manto. La policromía de éste es azul, mientras que la túnica, muy clara, se enriquece con multitud de elementos decorativos. El rostro sereno también ofrece un contraste con sus manos completamente abiertas de delicados dedos un tanto tensos. Estas manos se disponen una frente al pecho y otra abierta hacia delante, disposición diferente a la de otras muchas imágenes de la Inmaculada Concepción. Esta talla perteneció a la desaparecida parroquia de San Esteban de Ribera de Valderejo, hoy localidad totalmente despoblada de Álava desde hace décadas. Su interés histórico y artístico, y la gravedad de sus deterioros, propiciaron la restauración de esta talla. La imagen de la Inmaculada Concepción ha sido restaurada este año en los talleres del Servicio de Restauración de la Diputación Foral de Álava por la Comisión Mixta, formada por el Obispado de Vitoria y la Diputación Foral de Álava, financiando la obra las dos instituciones a partes iguales. Carolina García Madues, licenciada en Bellas Artes y de amplia experiencia restauradora ha sido la encargada de los trabajos de restauración en la imagen de la Inmaculada Concepción de la Catedral Nueva y cuyas manos han trabajado, entre otras, el Cristo en la Piedra Fría, pieza excelsa de estilo flamenco del siglo XV y que custodia la Cofradía de la Vera Cruz de Vitoria. Con la buena actuación sobre esta Inmaculada, obra interesante del patrimonio artístico alavés, se ha conseguido no solo frenar su deterioro y recuperar su belleza original, sino devolverla al culto, que fue su primigenia función y la razón de su creación y sumar así mayor interés religioso y artístico a la Catedral María Inmaculada de Vitoria.

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en la web. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies