fbpx
Evangelio del día Esa pobre viuda ha echado más que nadie Mc12,38-44

Evangelio comentado 20 mayo

Evangelio comentado 20 mayo

Lee la Palabra de Dios y tómate un tiempo para meditarla. ¡Feliz lectura!

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Juan 16, 12-15

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues no hablará por cuenta propia, sino que hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir.
Él me glorificará, porque recibirá de lo mío y os lo anunciará.
Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que recibirá y tomará de lo mío y os lo anunciará».

Comentario por Estíbaliz, Fran, Elena y Javi, laicos (Delegación de Misiones)

Seguimos en el ambiente de la Última Cena de Jesús con sus amigos. Un ambiente de despedida, de desconcierto… pero Jesús pretende también animarles, quiere que no se sientan solos cuando Él ya no esté con ellos. Jesús espera que entiendan que se queda de otra manera con ellos, por medio de su Espíritu.

Cuando Juan se lo explica a su comunidad les quiere decir que todo aquello que no han entendido, que todas esas fuerzas que les faltan… las encontrarán en su Espíritu. El Espíritu será su defensor, será su vitalidad y también su maestro.

El Evangelio nos habla a las diferentes comunidades que hoy lo proclamamos. Y también quiere ser nuestro maestro para que seamos capaces de descubrirlo en nuestro mundo de hoy. A veces hemos pensado que solo nosotros somos portadores del Espíritu, que solo en nuestras Iglesias lo podemos encontrar. Jesús nos enseña que no podemos encerrar al Espíritu, que está en todas las personas que se expresan con cariño, en cada gesto de solidaridad, en el cuidado de la naturaleza, en todo lo que nos humaniza de verdad. El Espíritu está también en personas que no lo saben pero que hacen lo posible por hacer un mundo mejor.

Queremos recordar a tantas personas, que en diferentes lugares del mundo como son Ecuador, Kenia, Perú, Bolivia, Camerún, etc., animadas por la fuerza del Espíritu, dedican su vida a los empobrecidos e intentan hacer realidad que en el mundo, en la casa común, todos y todas nos sintamos hermanos y construyamos juntos el Reino de Dios.

“Ni zeuekin izango nauzue egunero munduaren azkena arte” (Mt 28, 20)

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en la web. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies