fbpx

Encuentro de familias con el Obispo

Encuentro de familias con el Obispo

El sábado 6 de febrero tuvo lugar en el Seminario Diocesano de Vitoria el Encuentro anual de familias con el Obispo organizad0 por el equipo de la Delegación de Pastoral Familiar. Toda una mañana de convivencia familiar que congregó a cerca de cincuenta personas en torno al lema general de ‘Iglesia, familia de familias’. La jornada comenzó con una danza contemplativa para dar las gracias a Dios en la que, tanto los mayores como los niños, participaron con entusiasmo.

Tras rezar al Señor, los más pequeños se retiraron a otras aulas donde, junto a cuatro voluntariosas jóvenes, realizaron talleres artesanales basándose en la naturaleza y las bendiciones de la Creación del Señor que más tarde, ofrecieron en la Eucaristía. 

Simultáneamente, nuestro Obispo, don Juan Carlos Elizalde, impartía a los adultos una charla basada en la Carta Apostólica, Patris Corde, que el Papa Francisco publicó en diciembre de 2020 con motivo del 150 aniversario de la declaración de San José como patrono de la Iglesia Universal. Con su discurso, Elizalde trató de dar unas pinceladas de la carta donde sacó claves importantes que puedan ayudar a cualquier relación de pareja: “El deseo universal de chicas y chicos que se quieren, es ser felices, vivir alimentando ese amor que ha llegado a sus vidas y tratar de prolongarlo en una familia para siempre”, afirmó el Obispo entre otras matizaciones en torno a la figura de San José. 

Al finalizar la ponencia, las familias presentes tuvieron la oportunidad de intercambiar impresiones y de solucionar cualquier duda al respecto. 

A última hora de la mañana, volvieron a congregarse todos los asistentes para celebrar, en la capilla pública del Seminario, una misa muy participativa en familia, poniendo en común el trabajo de todos los miembros y animando con cantos y guitarra este rato de oración conjunta. La Eucaristía estuvo presidida por el Sr. Obispo y por el diácono y delegado de familia de la Diócesis, Óscar Areitio. Fue una jornada sencilla y fraternal a pesar de estar marcada por las medidas de aforo e higiene que marcan nuestra vida en la actualidad.

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en la web. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies