fbpx
Evangelio del día El candil se pone en el candelero para que haya luz Lc8,16-18

Clausura del Jubileo de las Siervas de Jesús

Clausura del Jubileo de las Siervas de Jesús

Una eucaristía en la parroquia de San Pedro Apóstol presidida por el Obispo de Vitoria recordará el origen de esta congregación fundada por la santa vitoriana María Josefa Sancho de Guerra, y hoy repartida en más de 16 países.

La Congregación de las Siervas de Jesús de la Caridad, conocidas popularmente como las Siervas de Jesús, cierra este sábado 31 de julio el jubileo por sus 150 años de vida y de servicio a la sociedad. Un 25 de julio de 1871 la vitoriana María Josefa Sancho de Guerra fundaba esta nueva comunidad religiosa. Cuatro monjas comenzaron junto a ella esta andadura –Sor María de la Soledad Galarraga, Sor María de la Concepción Dávila, Sor María Mercedes Eguren y Sor Sacramento Miguel–. Hoy, esta congregación suma más de 700 religiosas repartidas en 16 países por Europa, América, Asia y África. En Vitoria-Gasteiz, las hermanas están repartidas en su histórico convento en la calle de las Siervas de Jesús –donde cuidan de las monjas más mayores y desde donde realizan sus labores asistenciales por diversos puntos de la cuidad– y en la residencia de la tercera edad Juan Pablo I, fundada en 1979, con capacidad para 120 personas, ubicada en Portal de Lasarte. Además, la ciudad acoge una parroquia bajo el nombre de Santa María Josefa en el barrio de Ibaiondo, una calle dedicada a esta fundadora en la zona de las Conchas además de la casa donde nació en la calle Herrería, en pleno casco histórico, hoy convertido en el Museo de Santa María Josefa del Corazón de Jesús, donde se pueden ver sus objetos personales así como conocer los aspectos más importantes de su vida.

Cerca de esta casa natal, en la iglesia de San Pedro, este sábado se celebrará una misa de clausura por estos 150 años. Será a las 19:30h y estará presidida por el Obispo de Vitoria, D. Juan Carlos Elizalde. La eucaristía se centrará en la figura de la santa fundadora, canonizada por el Papa Juan Pablo II en el año 2000, y recordará los inicios de esta congregación tan presente en Vitoria, así como la tarea asistencial y evangelizadora que realizan las hermanas en la actualidad en nuestra Diócesis y en todas aquellas en las que se encuentran.