28 de marzo de 1515: Santa Teresa, nacida para todos

V Centenario del nacimiento de Santa TeresaEstamos a pocas horas del acontecimiento que marca esta celebración del centenario del nacimiento Teresa de Jesús hace cinco siglos. Así constata su padre en el libro del registro de su nacimiento: “En miércoles, 28 días del mes de marzo de 1515, nasció Teresa , mi fija, a las 5 horas de la mañana, media hora más o menos” .

Una fecha que está dentro del año que el Papa Francisco ha decidido dedicarlo a la vida Consagrada. Esta hermosa coincidencia es buena ocasión para preguntarnos por nuestro presente que prepara el futuro, desde nuestra llamada cristiana y carmelitana.

A esta altura del Centenario han sido muchas las celebraciones tanto a niveles académicos como culturales y religiosos por todo el mundo; también en nuestra Iglesia local. Pero no vamos a centrarnos ahora en ello. Queremos ofrecer unas reflexiones en torno a la actualidad de Teresa en nuestro tiempo.

¿Qué será más importante?,  ¿ que Teresa sea actual o “inactual”?, es decir, ¿ que responda a las necesidades y perspectivas de nuestro tiempo o que nos libere de ellas? Es de temer una Teresa adaptada a nuestro tiempo, interpretada y ajustada a nuestros gustos y necesidades; más bien debemos esperar de ella que nos abra nuestros horizontes estrechos.

Podemos medir la distancia que nos separa y a la vez nos une con ella en varios aspectos:

Teresa tiene una inagotable sed de verdad, de conocimiento , de confrontarse con otros que han tratado las mismas cuestiones o las han estudiado más sistemáticamente que ella, que al fin y al cabo fue mujer y se le negaron así los estudios académicos. Junto a este deseo de conocer, siente la necesidad de comunicar lo que está viviendo. Tenemos , pues, una monja contemplativa que dedica una parte no secundaria de su tiempo a la lectura y escritura con la intención no disimulada de entrar en el debate eclesial, teológico y espiritual de su tiempo.

Teresa está en el centro de una verdadera red de relaciones , baste como muestra los 110 destinatarios de unas 500 cartas que se conservan de las 20.000 que se calculan escribió. Nosotros nos movemos en una danza de imágenes-textos-mensajes, cuyo contenido de significado se reduce generalmente a una simple información o comunicación de una emoción. Esta cadena de palabras y signos, que además son efímeros por virtuales, es una situación descrita como no-lugares . Alguien ha hecho ver que siempre que se introducen modificaciones importantes en el ámbito de la comunicación, se produce una “mutación antropológica”. Todo ello afecta a la capacidad de alimentarse y alimentar a través de la lectura-escritura. ¿No tendremos que preguntarnos y aclararnos algo a través de Teresa?

Teresa vive una fase de la historia de la Iglesia en la que por un lado, domina un sentido de inseguridad y miedo y, por otro lado, se ha difundido una irreprimible necesidad de formas nuevas, capaces de acoger la búsqueda espiritual del hombre moderno. Teresa participa plenamente de la sensibilidad e inquietudes de su época. A través de personas como Teresa , el Señor lleva adelante el camino de la Iglesia y le abre direcciones nuevas, que no vengan solo de una reforma moral o de la reafirmación de principios doctrinales, sino de una serie de experiencias guiadas por el Espíritu

Que la Iglesia de hoy y de siempre pueda y deba hoy asumir lenguajes diferentes y formas nuevas de presencia es lo normal. Pero contando con los datos sociológicos de iglesias vacías y plazas llenas , tenemos que preguntarnos por el trabajo que se está produciendo dentro del creyente religioso, laico, sacerdote. Será en este trabajo sobre nosotros mismos, sobre nuestra fe y nuestras seguridades, entre nuestra esperanza teologal y nuestros miedos, entre nuestra caridad y nuestros afectos en donde se juega el futuro para nosotros, para la Iglesia , para nuestras comunidades cristianas.

¡ZORIONAK! ¡FELICIDADES! SANTA TERESA HA NACIDO PARA TODOS

Carmelitas Descalzas de Vitoria

Ver los comentarios (0)

Leave a Reply

Tu dirección de email no se publicará.

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia