Evangelio del día: «Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo». Jn6,44-51

Clausura del curso de la Pastoral de la Salud

El viernes 16 de junio será el cierre del curso 2022-2023 de la Pastoral de la Salud que ha llevado por lema 'Déjate cautivar por su rostro desgastado'.

“La enfermedad forma parte de nuestra experiencia humana. Pero, si se vive en el aislamiento y en el abandono, si no va acompañada del cuidado y de la compasión, puede llegar a ser inhumana” Mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial del Enfermo.

El Santo Padre con estas palabras nos recuerda que no debemos ceder ante la “cultura del descarte” y acompañar en la enfermedad “según el estilo de Dios, que es cercanía, compasión y ternura”.

Por eso para este cierre de curso contaremos con la presencia del presidente de la Fundación Down 21, el Dr. Jesús Flórez, quién dará la charla que lleva como título 'El valor de la vida: Síndrome de Down y sociedad'. Nos parece importante ir sembrando conciencia sobre el peligro de descartar a aquellos que son diferentes o no cumplen con el estándar de perfección y de salud que nos imponen desde los estamentos políticos y económicos actuales de nuestra sociedad.

Esta interesante conferencia tendrá lugar en el Aula San Pablo el viernes 16 de junio a las 18:30h y durará hasta las 20:00h aproximadamente.

Tras esta charla, tendrá lugar una cena en el Hotel General Álava –a las 20:15h– en la que podremos compartir con el Dr. Flórez en un ambiente distendido, con oportunidad para hacer preguntas, conocer la Fundación Down 21 más a fondo y la historia personal de este médico que es una inspiración para todas las familias con niños con Síndrome de Down y un ejemplo para la sociedad de que con amor, trabajo y perseverancia se pueden conseguir grandes cosas.

El viernes 16 de junio, desde las 18:30h en el Aula San Pablo, y después con una cena, conoceremos más la Fundación Down 21 y su trabajo.

Será una jornada para recoger lo vivido en estos meses. Ha sido un curso desafiante, intenso y con algunos cambios. Notamos que ya ha mermado la urgencia de acompañar a enfermos de COVID-19 y sus familiares y han salido a relucir otras enfermedades que han tomado protagonismo en las visitas de los voluntarios para prestar acompañamiento. Nuestros capellanes siguen acudiendo casi a diario a los hospitales a administrar los sacramentos de la comunión, la unción de los enfermos. También se realizó el bautismo a dos pequeños angelitos.

También queremos agradecer todo el inmenso trabajo y dedicación de la que fuese responsable de la pastoral hasta finales de año, Daniuska Rodríguez. Guardamos muy buen recuerdo de su cercanía, trabajo, logros y por hacer un gran equipo de voluntarios y voluntarias así como de capellanes y religiosas al servicio de los enfermos. Nos deja una buena Pastoral Diocesana de Salud, eficaz y amplia, con equipo, formación y ganas de seguir trabajando en este sentido.

El 16 de junio mostraremos brevemente un vídeo que recoge la memoria del trabajo realizado durante el curso y que presentaremos de manera más amplia y en formato revista en octubre cuando iniciemos el próximo curso. Actualmente el equipo de Pastoral de la Salud está inmerso en un proceso de discernimiento para poder dar respuesta a las necesidades que tenemos actualmente, seguir trabajando las líneas pastorales en las tres direcciones: enfermo, su entorno y los voluntarios. Esto lo lograremos fortaleciendo el trabajo en red con las personas e instituciones que se dedican al cuidado de los enfermos, la formación de los voluntarios, y las personas del entorno del enfermo, tanto en Vitoria como en la zona rural.

En este curso, por ejemplo, se han impartido sendas formaciones en Amurrio sobre el acompañamiento a personas con enfermedades mentales. Así también la difusión del voluntariado de la Pastoral de la Salud para sumar a las filas de los voluntarios a más personas que quieran dar de sí a quienes tanto lo necesitan.

La Iglesia en Vitoria sigue comprometida en el acompañamiento integral en la enfermedad de aquellos que así lo necesitan. El horizonte es fortalecer la red entre Iglesia, Servicio Público de Salud y voluntarios, para poder cumplir con esta misión tan apasionante de cuidar de aquellos a quienes Dios nos ha encomendado y que después de los pobres son sus grandes favoritos: aquellas personas que comparten la cruz de Cristo a través del sufrimiento de la enfermedad.

Eskerrik asko por todo lo entregado en este curso y ¡a por el próximo cargados de ilusión y esperanza!

Yasel Fermín y Equipo de Pastoral de la Salud

© 2024 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia