Evangelio del día: «Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis». Mt10,7-15

Comunicar la familia

El 17 de mayo la Iglesia celebra la XLIX Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales que este año lleva por título: Comunicar la familia: ambiente privilegiado del encuentro en la gratuidad del amor”. Tal vez sea coincidencia, pero también el mismo viernes 15 de esta misma semana, las familias del mundo festejan su día Internacional.

La familia es la unidad básica de nuestra sociedad y el primer lugar donde se aprende a comunicar. En palabras del papa Francisco “la familia es el lugar donde se aprende a convivir en la diferencia; diferencia de géneros y de generaciones que comunican antes que nada porque se acogen mutuamente, porque entre ellos existe un vínculo” (Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium 66).

Comunicar la familiaEn el seno de la familia se da y se recibe, se lucha y se convive, se ríe, se llora, se educa y se forjan los valores que marcarán la vida de cada persona. Unos valores que nos hacen crear una manera de vivir más humana y más cristiana y que además, influyen en la convivencia con los demás dentro de la sociedad. En la familia se forjan los valores que nacen día a día cuando cada miembro asume con responsabilidad y alegría el papel que le toca desempeñar en su núcleo, ayudando al bienestar, al desarrollo y a la felicidad de todos los componentes de la familia.

La mayoría de nosotros hemos aprendido en nuestra familia la dimensión religiosa de la comunicación y por esa razón, los cristianos hablamos de que la manera de comunicarnos con Dios a lo largo de los tiempos es y será por medio de la oración: “orar es hablar con Dios”. Pero los cristianos tenemos muchas y variadas maneras de comunicarnos con el Padre entre otras a través de la canción, de la reflexión, de los gestos…

En esta jornada tan especial de las comunicaciones, aparte de recordar la familia, se conmemora a los profesionales que han dedicado y dedican su vida a transmitir y elaborar la comunicación para conseguir que las personas del mundo reciban todo tipo de noticias desde la verdad y la esperanza. Hoy en día, los medios de comunicación se han vuelto imprescindibles para la sociedad y aunque a veces puedan ser una vía que parezca que obstaculiza las relaciones, también son un instrumento, que bien utilizado, contribuye a la unidad y al bien común.

En conclusión, toda familia unida que se comunica abierta y sinceramente puede encontrar la felicidad al margen de las dificultades de la vida. Convirtamos nuestras familias en “escuelas de comunicación” y de “perdón” estableciendo vínculos de encuentro y oración que nos da el amor de Dios y que nosotros entregaremos a los demás.

Ver los comentarios (0)

Leave a Reply

Tu dirección de email no se publicará.

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia