Evangelio del día: «No tengáis miedo a los que matan el cuerpo». Mt10,24-33

La Iglesia por la Justicia Social

El próximo lunes 20 de febrero se celebra el Día Mundial de la Justicia Social. Con este motivo, el Equipo de Trabajo Decente de nuestra Diócesis –formado por Cáritas Diocesana, la Hermandad Obrera de Acción Católica, la Delegación Diocesana de Pastoral de Migraciones, Acción Católica General, el Secretariado Social Diocesano, las Hermanas de María Inmaculada y la Fundación Arizmendiarrieta– ha escrito un manifiesto y ha organizado una mesa de experiencias para el jueves 23 de febrero.

Manifiesto

Los Días Mundiales nos dan la oportunidad de sensibilizar sobre temas de gran interés, tales como los derechos humanos, el desarrollo sostenido o la salud. Al mismo tiempo, pretenden llamar la atención de los medios de comunicación y los Gobiernos para dar a conocer problemas sin resolver que precisan la puesta en marcha de medidas políticas concretas.

La Justicia Social se basa en la igualdad de oportunidades y en los derechos humanos, más allá del concepto tradicional de justicia legal. Está basada en la equidad y es imprescindible para que cada persona pueda desarrollar su máximo potencial y para una sociedad en paz.

El Equipo de Trabajo Decente de la diócesis de Vitoria apostamos por el empleo de calidad como medio para construir la Justicia Social. El trabajo, como todas las realidades humanas, es un espacio de contradicciones, de luces y de sombras, de felicidad y de frustración.

En el trabajo se da la felicidad, la realización y el desarrollo de la persona y también aparece el deterioro del ser humano, la violencia y la muerte. Lo vemos todos los días en los accidentes laborales. En el trabajo se da la justicia y el respeto a la persona y también la explotación, las injusticias y las humillaciones más grandes para los que trabajan

El hecho de que haya tres millones de personas sin trabajo en el Estado Español y otros tantos millones de trabajadores en economía sumergida, o en condiciones labores de precariedad que salario no les llega para vivir, a esto no se le llama guerra, pero es una situación de gran violencia y opresión para una parte muy importante de nuestra sociedad.

La apuesta por un Trabajo Decente conlleva:
- Condiciones laborales que cumplan la normativa actual en Seguridad y Salud Laboral.
- El respeto a todos los derechos laborales, como, entre otros, la aplicación de los convenios, la Negociación colectiva, etc.
- Salarios que permitan una vida digna para el trabajador y la trabajadora y sus familias.
- La protección social y laboral que incluye las coberturas en salud, conciliación familias, derecho al descanso, etc.
- Diálogo social, libertad sindical y participación en órganos de representación en las empresas.

Vitoria-Gasteiz, 20 de febrero de 2023

Cáritas, HOAC, Delegación Diocesana de Migraciones, ACG, Secretariado Social de la Diócesis, HH. de María Inmaculada y Fundación Arizmendiarrieta.

Además, para reflexionar sobre todo esto, el jueves 23 de febrero a las 19:00h en el Sala Carlos Abaitua (calle Vicente Goicoechea 5) tendrá lugar una Mesa de Experiencias con la participación de sindicatos y trabajadores en situaciones precarias.


 
- Manifiesto (pdf)
 
- Cartel (pdf)
 

© 2024 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia