Dichosos los que crean sin haber visto

  • Un laico/a como tú

Para Tomás no fue suficiente el testimonio de los demás apóstoles; sí lo fue, después, el encuentro personal con Jesús sin necesidad de más comprobaciones.

Los encuentros del Resucitado con los discípulos terminan en su envío como testigos asistidos por la fuerza del Espíritu. Son enviados y el Señor les promete estar con ellos todos los días hasta el final de los tiempos.

Si hoy nos preguntamos ¿cómo podremos encontrarnos con Jesús? El evangelista Lucas responde a esa pregunta al relatarnos el encuentro del Resucitado con los discípulos del camino de Emaús.

Igual que aquellos dos, nosotros podemos confiar que el Señor no esta lejos de nuestros caminos, de nuestras preocupaciones. La escucha de su Palabra ilumina nuestra situación y orienta nuestros pasos. La mesa de la Eucaristía es momento cumbre y fuente de nuestra vida. La comunidad, la relación con los demás cristianos, espacio de comunicación de experiencias confirma nuestra fe y nos empuja a la misión como testigos de Jesús resucitado.

Dichosos los que crean sin haber visto (Jn 20, 19-31). Allí te buscaré. En los cenáculos de la Historia, tantas veces sin verte pero siempre en tu Palabra y deseando desplegar tu Paz.

Información

Material correspondiente al 8 de abril de 2018, Domingo II de Pascua.

UN LAICO COMO TÚ (Nº13)

 

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia