La Diócesis ante la guerra en Ucrania

La Diócesis de Vitoria sigue comprometida con las personas más vulnerables. Ante la invasión militar rusa contra Ucrania, en pleno corazón de Europa y en pleno 2022, se cuentan por millones las personas que huyen de este país.

El Papa Francisco fue el primer líder mundial en agradecer a Polonia la enorme y generosa acogida al pueblo ucraniano por "abrir sus fronteras, sus corazones y las puertas de sus casas" y pidió al resto de países del continente que siguieran el ejemplo. Desde la Santa Sede se organizó además ayuda para enviar a la población civil tanto dentro como a la desplazada y Cáritas está gestionando la colaboración sobre el terreno. La Diócesis de Vitoria apela a la solidaridad en este punto a través de la colaboración económica con Cáritas Diocesana de Vitoria.

En este sentido, desde los primeros días de el inicio de esta guerra, la Diócesis de Vitoria se puso a disposición de las autoridades gubernamentales competentes para, una vez abiertos los corredores humanitarios, poder acoger familias que huyen del horror de los bombardeos, los disparos y los misiles. Así, para coordinar esta crisis humanitaria, el viernes 11 de marzo, el Obispo de Vitoria, D. Juan Carlos Elizalde convocó al Vicario General, Cáritas, Confer, Migraciones e Iglesia Greco Católica Ucraniana. La finalidad era constituir una Mesa Diocesana de Acogida para las necesidades generadas por la guerra contra Ucrania y en adelante para otras emergencias humanitarias. Esta Mesa será en adelante supervisada por el Vicario General, D. Carlos García Llata.

En esta reunión, además de dejar clara nuestra posición y nuestra denuncia valorando asimismo la solidaridad que se está manifestando en la sociedad en general, la Diócesis orientará debidamente esta solidaridad para que sea más eficaz en todos los sentidos. Se fijaron los puntos para tener clara la atención y el servicio que hay que dispensar en las distintos escenarios, con la vista no solo puesta en el ahora, es decir,  viendo su recorrido a medio plazo y estar en comunicación con las distintas Administraciones Públicas, informándonos sobre la legislación y trabajando coordinadamente en esta gestión institucional, competente en dar estatus de refugiado con todas las garantías.

Por ello, la Diócesis de Vitoria mantiene firme su postura de poner subsidiariamente espacios gestionados por parroquias y organismos eclesiales así como todo tipo de ayuda a disposición del Gobierno de España, Gobierno vasco, Diputación Foral de Álava y Ayuntamiento de Vitoria.

La atención a las personas que lleguen a nuestro territorio será como habitualmente se hace con las personas migrantes y refugiados, por los diversos canales habituales que ya existen en la Diócesis.

Además de la vías económicas que hay a través de Cáritas Vitoria y que se pueden ver en la imagen más arriba,  esta Mesa de Coordinación ha fijado para el domingo 27 de marzo una Colecta Diocesana y una Jornada Especial de Oración, con 24 horas para el Señor, el 25 de marzo, aún pendiente de fijar lugar, con momentos de oración en todas las parroquias e iglesias de Vitoria.

Caritas de Vitoria, como manos caritativas de la Diócesis, ha elaborado un breve y trasparente documento con preguntas y respuestas ante la crisis generada por la invasión de Ucrania. Puedes consultarlo haciendo aquí.

Según vayan avanzando las peticiones institucionales y las necesidades, esta Diócesis irá adaptando sus recursos para acoger a familias ucranianas. Además, comunidades y familias se han puesto también a disposición de la Diócesis para acoger ellos a ucranianos que buscan paz y seguridad. Por ello, aquellas personas dispuestas a acoger en sus domicilios a familias pueden hacerlo enviando un email a errefuxiatuak@euskadi.eus.

En nuestro país son varias las comunidades autónomas y ciudades que ya han recibido a los primeros refugiados ucranianos. La Iglesia de Vitoria se suma a ello para aliviar el sufrimiento de todas estas personas obligadas a abandonar sus casas ante una situación crítica para sus vidas.

El Vicario General, D. Carlos García Llata, escribió una carta pública el día de San José, 19 de marzo, donde anunciaba dos formas de colaborar con la paz.

 

"Porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; era forastero y me acogisteis" 

Mateo (25, 31-46)

 

Desde la Diócesis de Vitoria se sigue llamando a todos los hombres y mujeres a ser instrumentos de paz y a intensificar la oración por la paz. El mensaje del Papa Francisco que invita a hacer el bien en todo momento y a todos es todo un estímulo no solo en esta Cuaresma sino para la vida de todo cristiano.

Que Santa María, Reina de la Paz, interceda por esta Humanidad.

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia