Evangelio del día: «Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis». Mt10,7-15

Ejercicios Espirituales y Retiro para todos

Del 17 al 20 de marzo la Casa de Espiritualidad de Cucho, en Treviño, acogerá esta tanda para todas las edades, reservando el 19 de marzo como día de Retiro para quien no pueda hacerlo durante los tres días. 

Desde la noche del jueves 17 de marzo y hasta el mediodía del domingo 20, la Casa de Espiritualidad de Cucho, en Treviño, ubicada en una zona tranquila y rodeada de naturaleza, acogerá a todas las personas de todas las edades que quieran retirarse unos días del mundanal ruido para centrarse en la reflexión, la oración y el silencio. Apoyadas en textos de San Ignacio de Loyola, de quien estamos conmemorando durante este año sus cinco siglos de conversión, las meditaciones versarán sobre su vida así como la de otros santos de la larga historia de la Iglesia. Para aquellas personas que no puedan asistir los tres días, el sábado 19 habrá una jornada intensiva de retiro en donde se concentrará, a modo resumen, las reflexiones y meditaciones del resto de sesiones.

El Obispo de Vitoria, D. Juan Carlos Elizalde, será el responsable de impartir estos Ejercicios Espirituales y el día de Retiro. Estos días servirán para reflejar nuestra vida a la luz de las vidas de San Ignacio, San Francisco Javier, Santa Teresa, San Isidro Labrador y San Felipe Neri de quienes se cumplen esta semana 400 años de su canonización, algo que para todo cristiano es mediación para crecer en conversión y santidad, ambos pilares de esta experiencia de oración en este importante tiempo de Cuaresma.

Retirarse estos días también valdrá para dotarnos de esperanza y alegría en estas horas dramáticas que vive la Humanidad. Con nuestra oración y mirada puesta Ucrania, es importante dar con la mejor respuesta desde nuestro compromiso cristiano en estos momentos y profundizar en el discernimiento personal para ser ciudadanos llenos de paz, fecundidad evangélica y entusiasmo no solo para la Iglesia sino también para toda la sociedad, la cual lo necesita de manera urgente.

 

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia