Evangelio del día: «Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Te seguiré adonde vayas». Lc9,51-62

El que quiera servirme que me siga

  • Un laico/a como tú

La llamada de Jesús a sus discípulos es una invitación a acompañarle y seguirle. Toda la vida de Jesús es una referencia para nuestra propia vida. Mirándole, vemos lo que los demás necesitan encontrar en nosotros.

Seguir a Jesús consiste en: Escuchar y poner por obra su Palabra. Dialogar con Él en la oración. Acoger su presencia al reunirnos en su nombre. Alimentarnos de su cuerpo en la Eucaristía. Experimentar su misericordia en la reconciliación. Reconocer su presencia real en el pobre, el enfermo, el preso… Dejarse conducir por su Espíritu. Perdonar las ofensas. Trabajar por la justicia y el bien común. Amar sin esperar nada a cambio. Compartir desinteresadamente. Buscar su consuelo en el dolor y la tristeza. Disculpar las debilidades ajenas. Estar disponible ante las necesidades de los demás. Mantener la serenidad en las dificultades. Ser constantes en hacer el bien. Rehuir protagonismos. Valorar a los pequeños. Acoger e integrar a los excluidos. Alentar a los abatidos. Acompañar a los solitarios…

El que quiera servirme, que me siga (Jn 12, 20-33). Servir, cuidar, conservar la vida del otro, mientras… Tú conservarás y cuidarás la mía porque sirviendo y cuidando, soy tu gloria.

Información

Material correspondiente al 18 de marzo de 2018, Domingo V Cuaresma.

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia