Elecciones Europeas, ¿qué hacer cómo cristianos?

A veces la apatía, la comodidad o simplemente el creer que Europa está demasiado lejos; hace que nos tomemos unas elecciones como las del 25 de Mayo, muy a la ligera, o simplemente que optemos por no participar.

Pero si hacemos un brevísimo análisis de la realidad, veremos con claridad, que en este mundo globalizado, todo está muy interrelacionado, y que lo que está pasando en nuestro país tiene mucho que ver con la política de la Unión Europea.

Llevamos unos años inmersos en una crisis brutal (que ahora nos toca de cerca, pero que a muchos otros les lleva afectando siglos), que está matando a la ciudadanía y enriqueciendo a unos pocos, que con engaños, robos y abuso de poder, se están apropiando de lo que es de todos.

Una Unión Europea que nació con principios de solidaridad, engendrada por personas de principios y de frontera, muchos de ellos cristianos; ha fracasado al colocarse al servicio de los mercados y el dinero (Proponemos la lectura de Europa en la encrucijada, Cuadernillo 188 de Cristianismo y Justicia).

manosNo es fácil que las cosas cambien, pero sí es posible. Sí se puede, es el lema de no pocos movimientos sociales que han ido surgiendo en defensa de los derechos fundamentales.

Las cosas no cambiarán de la noche a la mañana, pero es hora de decir alto y claro, que ya vale, que no cuentan con nosotros, todos aquellos que han demostrado que sus intereses personales están por encima de los de las personas.

Existen nuevos grupos políticos, uniones entre partidos minoritarios, y otras alternativas, que parten de unos principios mucho más humanos, justos y coherentes con la realidad. Si tod@s nos unimos habrá una oportunidad de que las cosas empiecen a ir en otra dirección.

Por eso os  animamos a tomar parte y a votar.

Jesús de Nazaret, no se hubiese quedado callado. Hubiese hablado alto y claro. Dejemos que su Espíritu nos ilumine.

Adjuntamos algunos documentos breves que nos pueden ayudar en nuestra reflexión:

Ver los comentarios (0)

Leave a Reply

Tu dirección de email no se publicará.

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia