Evangelio del día: «Vi a Jesús, lleno de la alegría del Espíritu Santo». Lc10,21-24

Eskerrik asko, Bittor · Encuentro del Primero de Mayo en Urkiola

El pasado jueves, 1 de mayo se realizó en Urkiola el tradicional encuentro de la familia de Misiones Diocesanas Vascas.  En esta ocasión se aprovechó el encuentro para homenajear a D. Bittor Garaigordobil por sus 70 años de sacerdote y 50 de obispo.

"Lagunetxe" se quedó pequeño para acoger a las tres familias de D. Bittor:  La familia de sangre, la de Urkiola y la misionera.  Así, más de  120 personas acudimos a las faldas de Anboto para mostrar nuestro afecto y respeto a este obispo sencillo, cercano y lleno de vida a sus 98 años de edad.  Destacamos la presencia de los obispos de Bilbao, Vitoria y San Sebastián, así como de los obispos eméritos D. Juan María Uriarte y José María Setién.

El homenaje consistió en una pequeña mesa de testimonios donde cada "ponente" pudo desgranar diferentes rasgos de D. Bittor así como anécdotas, principalmente de su época misionera en Ecuador.   Joseba Legarza le describió como una persona “humilde, reflexiva, poco locuaz, pero de una dicción brillante”. El obispo emérito dedica mucho tiempo a la oración y es muy amante del silencio y de la soledad. Eso sí, aunque disfruta de las tertulias con sus familiares y amigos, no es muy amigo de los homenajes; aunque ayer pudo comprobar el cariño que le profesa mucha gente.

Mediante unas breves presentaciones se mostraron las diferentes etapas de D. Bittor así como las principales actividades de Misiones Diocesanas Vascas a lo largo del año, principalmente en la campaña de San José y la presencia de las Voces del Sur.

En el encuentro también se hizo la presentación de Jon y Diana, una pareja de Bilbao que en unos pocos días marcharán a Ecuador para un compromiso misionero de tres años.

Retazos de una vida fructífera

D. Víctor Garaigordobil nació hace 98 años (17-10-1915) en el caserío Amaitermin (Abadiño). Se ordenó presbítero hace 70 años y recibió la ordenación episcopal en la catedral de Babahoyo (Ecuador), el 30 de enero de 1964.

Durante la guerra civil estuvo de camillero en varios lugares como Santander, Oviedo, Teruel, Lérida y Cuenca. En cuanto terminó la guerra y volvió a casa ingresó en el seminario de Vitoria. Una vez ordenado cura (27-6-1943), le trasladaron a la parroquia de San Pedro, de Deusto. Estuvo allí durante dos años y posteriormente, tras ejercer de formador en el Seminario de Vitoria, fue a Ecuador como misionero.

 

Permaneció en tierra de misión durante 34 años y formó parte de los primeros ocho misioneros que salieron en octubre de 1948 desde Euskadi a Ecuador. Este fue el origen de las primeras Misiones Diocesanas. Su opción preferencial por los pobres marcó su tarea en Ecuador. Ha destacado siempre por su carácter humilde y es por esto que aceptó su nombramiento como obispo siempre y cuando lo fuera “como miembro del grupo misionero vasco”.

En 1982, cuando D. Víctor consideró que el grupo de misiones de las tres diócesis vascas no le necesitaba, presentó su renuncia a Juan Pablo II. Una vez en Bizkaia, solicitó al obispo D. Luis María Larrea que le encomendara tareas pastorales.

El obispo de la txapela en el Concilio Vaticano II

Pocas veces se le ha visto con los atuendos episcopales porque con lo que de verdad se siente cómodo es con la txapela. Por eso le regalaron una en el homenaje que le brindaron ayer. Es uno de los pocos padres conciliares que se mantiene con vida. Participó en la última sesión del Concilio Vaticano II con dos intervenciones: una sobre Misiones Diocesanas y otra, sobre la necesidad de un Consejo que ayudara al obispo diocesano en la toma de decisiones.

Ver los comentarios (0)

Leave a Reply

Tu dirección de email no se publicará.

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia