Evangelio del día: «Mi paz os doy». Jn14,27-31a

Hacia comunidades vibrantes y florecientes

Hace unos días, nos llegó la noticia de que el obispo Caggiano nombró a la Dra. Eleanor W. Sauers Coordinadora de Vida Parroquial de la iglesia de St. Anthony of Padua en Fairfield (EEUU). Para anunciar a los fieles este nombramiento escribió: “Me ha quedado claro que muchas laicas y laicos están buscando nuevas formas de servir a sus parroquias y, en colaboración con el clero, de crear comunidades vibrantes y florecientes". La Dra. Eleanor W. Sauers tendrá las mismas responsabilidades que un párroco y coordinará al equipo de sacerdotes que administrará los sacramentos. Este es uno de los pasos que se van dando en la iglesia universal, en la que los laicos y, sobre todo, las laicas, deben ir asumiendo responsabilidades y cargos hasta ahora reservados para los sacerdotes. En las comunidades y parroquias de nuestros pueblos, sin querer compararnos con otros países y regiones, también se va caminando en este sentido.

Desde el comienzo del curso 2017-2018, cuando se le encargó al párroco de Salvatierra-Agurain la atención de 33 pueblos, las laicas y laicos de la zona vamos buscando formas de servir a nuestras comunidades y colaborar con el clero en la atención pastoral de la zona. Los comienzos no han sido fáciles y, haciendo de la necesidad virtud, hemos pasado por fases sucesivas de impotencia, acción resignada y, más tarde, de acción ilusionada. Hemos contado en todo momento con el apoyo y oración de las Clarisas, con la ilusión de un claretiano jubilado y la ayuda de un sacerdote doctorando senegalés. Sin abandonar los campos en los que se venía trabajando, catequesis y acción caritativa entre otros, hemos hecho avances en estos tres ámbitos: Se ha creado un Equipo pastoral, se ha ampliado el Consejo Pastoral Parroquial con fieles de la zona y se ha puesto en marcha un equipo de celebradores.

El Equipo Pastoral, que tiene nombramiento episcopal, está formado en la actualidad por el párroco, un claretiano, una laica y un laico. Esta figura organizativa, que se impulsa desde el Plan Diocesano de Evangelización, coordina toda la actividad pastoral de la zona, se encarga de la programación de celebraciones y gestiona el mantenimiento de los 35 templos. Es una apuesta clara por la participación de los seglares y la importancia de la mujer en la Iglesia.

La ampliación del Consejo Pastoral Parroquial con representantes laicos de diferentes localidades contribuye a que todas las voces, opiniones y necesidades sean escuchadas y atendidas, independientemente del lugar del que provengan. Esta ampliación facilita que fluya la información y que todos nos sintamos corresponsables.

El equipo formado por ocho celebradores va rotando y acompaña a las comunidades de nuestros pueblos en las celebraciones dominicales. El embrión de este grupo empezó su andadura hace unos cinco años. La experiencia es muy positiva ya que, aparte de animar la celebración, nos acercamos a las inquietudes y problemas de cada parroquia. La presencia de seglares dirigiendo las celebraciones se ha extendido. En Ozaeta ya lo hacen sus propios habitantes. De esta forma se asegura la oración y reunión de la comunidad cuando no es posible la presencia del sacerdote.

Es misión de todos, laicos y sacerdotes, seguir buscando nuevas formas de servir a las parroquias y crear comunidades vibrantes y florecientes. Debemos ser proactivos: en un futuro inmediato tendremos que tomar decisiones importantes, en las que las laicas y los laicos tendrán un papel fundamental, quizá como la tomada en EEUU, para asegurar la supervivencia y vigor de nuestras comunidades. Con imaginación e ilusión salgamos al encuentro de las gentes de nuestros pueblos y ciudades. Que el Señor nos ayude a hacerlo con alegría.

Ver los comentarios (0)

Leave a Reply

Tu dirección de email no se publicará.

© 2021 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia