Homenaje a D. Victor Garaigordobil, en Urkiola

El 1 de mayo, en el marco del encuentro anual que celebran las Misiones Diocesanas Vascas, se rindió un homenaje a D. Víctor Garaigordobil quien este año ha celebrado dos aniversarios: 70 años de sacerdote y 50 años de su ordenación episcopal en Ecuador. El acto homenaje se celebró en el Hotel Santuario Lagunetxea y comenzó a las 11:30 h.  A las 13:00 se celebró una eucaristía en la que concelebraron junto a D. Mario Iceta, obispo de Bilbao, los obispos de San Sebastián y Vitoria junto al obispo emérito D. Juan María Uriarte.

victor_garaigordobilweb
D. Victor Garaigordobil (Foto: Diócesis de Bilbao)

D. Víctor Garaigordobil nació hace 98 años (17-10-1915) en el caserío Amaitermin (Abadiño). Se ordenó presbítero hace 70 años y recibió la ordenación episcopal en la catedral de Babahoyo (Ecuador), el 30 de enero de 1964. Durante la Guerra Civil estuvo de camillero en Santo Domingo y Artxanda. Le destinaron al frente a  Santander, Oviedo, Teruel, Lérida y al finalizar la guerra, a Cuenca. En cuanto volvió a casa entró en el seminario de Vitoria. Una vez ordenado cura (27-6-1943),  le trasladaron a la parroquia de San Pedro, de Deusto. Estuvo allí durante dos años. Tras ejercer de formador en el Seminario de Vitoria, durante tres años, fue a Ecuador como misionero.  Durante 34 años permaneció en tierra de misión y formó parte de los primeros ocho misioneros que salieron en octubre de 1948 desde Euskadi a Ecuador. Este fue el origen de las primeras Misiones Diocesanas. Su opción preferencial por los pobres marcó su tarea primero como ayudante, después como responsable, administrador apostólico y finalmente como obispo aunque, como siempre ha manifestado, aceptó el nombramiento como “miembro del grupo misionero vasco”, ya que si por algo se ha destacado ha sido por su carácter humilde.  En 1982, cuando D. Víctor consideró que el grupo de misiones de las tres diócesis vascas no le necesitaba, presentó su renuncia a Juan Pablo II. Una vez en Bizkaia, solicitó al obispo D. Luis María Larrea que le encomendara tareas pastorales. Lo destinaron a la comunidad misionera del Santuario de Urkiola y allí prosigue realizando labores de “cura sacristán”, como él mismo se denomina, desde hace 32 años. La txapela Pocas veces se le ha visto a D. Víctor con los atuendos episcopales, porque con lo que de verdad se siente cómodo es con la txapela. Así fue ataviado a la última sesión del Concilio Vaticano II, y le denominaron “el obispo de la txapela”. Allí tuvo dos intervenciones: una sobre las Misiones Diocesanas y la otra, sobre la necesidad de un Consejo que ayudara al obispo diocesano.

(Fuente: Diócesis de Bilbao)

Ver los comentarios (0)

Leave a Reply

Tu dirección de email no se publicará.

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia