Evangelio del día: «¿Quién es mi prójimo?». Lc10,25-37

La buena política está al servicio de la paz — Mensaje del Papa en la Jornada por la Paz

[qode_advanced_call_to_action cta_link_anchor="yes" cta_link_target="_blank" icon_pack="font_awesome" icon="fa-external-link" cta_text="Lee el mensaje completo en vatican.va" cta_link="http://w2.vatican.va/content/francesco/es/messages/peace/documents/papa-francesco_20181208_messaggio-52giornatamondiale-pace2019.html"]

El Papa ha enviado un mensaje con motivo de la Jornada Mundial de la Paz que se celebra el 1 de enero, con el título La buena política está al servicio de la paz. En él, parte del mensaje de paz que Jesús invita a llevar a sus discípulos en su misión: «Cuando entréis en una casa, decid primero: “Paz a esta casa”. Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros» (Lc 10,5-6).

Dar la paz está en el centro de la misión de los discípulos de Cristo. Y este ofrecimiento está dirigido a todos los hombres y mujeres que esperan la paz en medio de las tragedias y la violencia de la historia humana. [... ]

Por tanto, este es también mi deseo al comienzo del nuevo año: “Paz a esta casa”.

A continuación, y desgranando mensajes de los últimos papas, profundiza en la política al servicio del bien común y la paz:

  • El desafío de una buena política: «Tomar en serio la política en sus diversos niveles ―local, regional, nacional y mundial― es afirmar el deber de cada persona, de toda persona, de conocer cuál es el contenido y el valor de la opción que se le presenta y según la cual se busca realizar colectivamente el bien de la ciudad, de la nación, de la humanidad». san Pablo VI - Octogesima adveniens, 46.
  • Caridad y virtudes humanas para una política al servicio de los derechos humanos y de la paz: «El compromiso por el bien común, cuando está inspirado por la caridad, tiene una valencia superior al compromiso meramente secular y político. […] La acción del hombre sobre la tierra, cuando está inspirada y sustentada por la caridad, contribuye a la edificación de esa ciudad de Dios universal hacia la cual avanza la historia de la familia humana». Benedicto XVI - Caritas in veritate, 7.

Frente a las virtudes de la política, contrapone también sus vicios:

Estos vicios, que socavan el ideal de una democracia auténtica, son la vergüenza de la vida pública y ponen en peligro la paz social: la corrupción —en sus múltiples formas de apropiación indebida de bienes públicos o de aprovechamiento de las personas—, la negación del derecho, el incumplimiento de las normas comunitarias, el enriquecimiento ilegal, la justificación del poder mediante la fuerza o con el pretexto arbitrario de la “razón de Estado”, la tendencia a perpetuarse en el poder, la xenofobia y el racismo, el rechazo al cuidado de la Tierra, la explotación ilimitada de los recursos naturales por un beneficio inmediato, el desprecio de los que se han visto obligados a ir al exilio.

Con el recuerdo del fin de la I Guerra Mundial (100 años) y de la Declaración de los Derechos Humanos (70 años), propone la paz como

fruto de un gran proyecto político que se funda en la responsabilidad recíproca y la interdependencia de los seres humanos, pero es también un desafío que exige ser acogido día tras día. La paz es una conversión del corazón y del alma, y es fácil reconocer tres dimensiones inseparables de esta paz interior y comunitaria:

  • la paz con nosotros mismos, rechazando la intransigencia, la ira, la impaciencia y ―como aconsejaba san Francisco de Sales― teniendo “un poco de dulzura consigo mismo”, para ofrecer “un poco de dulzura a los demás”;
  • la paz con el otro: el familiar, el amigo, el extranjero, el pobre, el que sufre...; atreviéndose al encuentro y escuchando el mensaje que lleva consigo;
  • la paz con la creación, redescubriendo la grandeza del don de Dios y la parte de responsabilidad que corresponde a cada uno de nosotros, como habitantes del mundo, ciudadanos y artífices del futuro.

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia