Evangelio del día: «¿Quién es mi prójimo?». Lc10,25-37

La familia hoy, árbol de solidaridad

La gente que tenía sentada a su alrededor le dijo: ¡Oye!, tu madre, tus hermanos y tus hermanas están fuera y te buscan. El les responde: ¿Quién es mi madre y mis hermanos? Y mirando en torno a los que estaban sentados en corro, a su alrededor, dice: Estos son mi madre y mis hermanos. Quien cumpla la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.

Marcos 3, 31-35

[notification type="notification_info" ]“¿Quién es mi madre y mis hermanos?” Porque es mucho y muy importante lo que nos jugamos… te invitamos a reflexionar y a crecer juntos.
Encuentro del Laicado: Día 11 de MARZO a las 10:00h. en el Seminario. Habrá servicio de guardería.[/notification]

No cabe duda de que Jesús nos da mil vueltas en su concepto de familia. Nosotros nos hacemos mucho más lío cuando en realidad es sencillo. La voluntad de Dios es que tod@s seamos una familia para que tod@s podamos vivir con dignidad. Que a nadie le falte casa, comida, trabajo, sanidad, gente cercana que le quiera… Nuestro objetivo último como personas, como madres, educadoras, trabajadoras,… ha de ser ese.

Y lo demás vendrá por añadidura.

La familia hoy, árbol de solidaridadHablar de familia hoy, no resulta fácil. Es un tema amplio con muchos matices y sensibilidades. Pero sigue siendo de vital importancia puesto que nos jugamos el futuro. La familia nos configura, nos modela, nos enseña valores, actitudes, patrones de conducta y determina muchas de nuestras convicciones y opciones. Lo que se aprende, es lo que se ve, lo que se percibe, lo que se siente,… mucho más que lo que se oye. Por ello, la forma de actuar de los adultos en la familia se convierte en modelo que tiene mucho peso para los más jóvenes que tienden a imitar esos comportamientos.

Como adultos por tanto, tenemos una gran responsabilidad, no sólo en la familia, sino también en la sociedad.

Ésta, con su realidad económica, política, cultural y social incide directamente en la familia y la condiciona, ya que de ella nacen las políticas de protección de las personas, las reformas laborales, sanitarias, educativas,…

La familia se va adaptando a esos cambios muchas veces sin darse cuenta. Es importante ser conscientes de ello para estar atentos y no perder los principios esenciales de solidaridad y justicia que como creyentes queremos mantener en nuestras vidas.

La familia ha de ser el lugar en el que se forman personas para el discipulado, es decir, personas que trabajen por el Reino.

En el encuentro del laicado del próximo día 11 de marzo en el Seminario, queremos hacer una reflexión profunda sobre este tema; cuál es la realidad de la familia de hoy, cómo ser árbol de solidaridad.

Además de una exposición de Javier Elzo, tendremos la oportunidad de ahondar en los aspectos qué más nos preocupen. Tendremos talleres sobre jóvenes, economía, mayores, crisis, conciliación familiar, salud, educación, transmisión de la fe, interculturalidad, y protección social.

Será una gran oportunidad para encontrarnos y compartir inquietudes además de aprender y reflexionar sobre esa familia que queremos ser y que no resulta fácil.

Agradecemos a todas las personas y grupos que lo han hecho posible: Fraternidades Marianistas, Ur Bizia, Fe y Justicia, HOAC, A.C.G., grupo U.P. Zaramaga, grupo U.P. Sansomendi-Ali, Comunidad Laica Corazonista y Pastoral familiar.

Ver los comentarios (0)

Leave a Reply

Tu dirección de email no se publicará.

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia