Evangelio del día: «¡Felicitadme!, he encontrado la oveja que se me había perdido». Lc15,3-7

La mirada salvadora — 5ª Semana de Cuaresma

En esta quinta semana de Cuaresma, se proclama el Evangelio Jn 8,1-11: El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra

[qode_advanced_call_to_action cta_link_anchor="yes" cta_link_target="_blank" icon_pack="font_awesome" icon="fa-download" cta_text="Descarga el Cuadernillo de Cuaresma" cta_link="https://diocesisvitoria.org/pde/salimos-al-encuentro-bidera-goaz/dipticos-para-la-reflexion-cuaresma-19/"]

Jesús mira a las personas desde el Amor

A Jesús le presentan una mujer sorprendida en adulterio. Todos conocen su destino: será lapidada hasta la muerte según lo establecido por la ley. El desafío a Jesús es frontal: “Tú, ¿qué dices?”.

Jesús no soporta aquella injusticia social alimentada por la prepotencia de los varones. Aquella sentencia a muerte no viene de Dios. Con sencillez y audacia admirables, introduce al mismo tiempo verdad, justicia y compasión en el juicio a aquella mujer: “el que esté sin pecado, que arroje la primera piedra”. Los acusadores se retiran avergonzados.

Jesús se dirige a la mujer que acaba de escapar de la ejecución y, con ternura y respeto, le dice: “tampoco yo te condeno”. Además, la anima a que su perdón sea punto de partida a una vida nueva: “Anda, y en adelante no peques más”.

Jesús no se ha dejado condicionar por ninguna ley ni poder opresivo. Es libre y magnánimo, nunca odió ni condenó, nunca devolvió mal por mal. En la defensa y en el perdón a aquella mujer hay verdad y justicia. Jesús ha mirado con ojos de “nueva oportunidad”.

Se nos da así la oportunidad de tener otra mirada: asumir la mirada misericordiosa de Dios, elegir la sencillez y austeridad, vivir en sintonía con las hermanas y hermanos y con todo lo creado…

Información

Beharrezkoa dugu berriz sentitzea elkarren premia dugula, besteekiko eta mun-duarekiko erantzukizuna dugula, merezi duela onak eta zintzoak izatea.

Papa Francisco, Laudato si’, 229 zb

Las personas empobrecidas y víctimas de cualquier injusticia son las preferidas de Dios en la comunidad humana; y su sanación, nuestra primera misión.

III Plan Diocesano de Evangelización, p. 37

Ver los comentarios (0)

Leave a Reply

Tu dirección de email no se publicará.

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia