Evangelio del día: «Al ver a las gentes, se compadecía de ellas». Mt9,35-10,1.6-8

La Palabra se hizo carne

Detalle de Nacimiento napolitano de la Catedral de María Inmaculada¡Con cuánta pasión insuflaste el barro
y sembraste en su seno la semilla
de susurros, voces y misterios
a fin de pasear en compañía!

No acababan los frutos del verano
en donarse apetecibles a la vida
cuando aquellos tus amigos olvidaron
que tenían concertada una cita.

Quedaste, Dios, atado en el silencio
y un proyecto de ilusiones a la deriva...

¡Cuánto empeño truncado, tantas flores
para vivir una fiesta perdida!

(Una voz)

¡El amor se ha hecho lamento,
y las entrañas heridas!
Tiene Dios el sentimiento
y la pena en carne viva

(Otra voz)

A la carne se ha abrazado
para tender cercanías,
mirar de ojos a ojos;
debilidad y energía.

(Una voz)

¡Cómo se alegra mi casa
al llegar la melodía
de tu voz y tu presencia
poniendo en mi noche el día!

Ver los comentarios (0)

Leave a Reply

Tu dirección de email no se publicará.

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia