La catequesis familiar se vertebra en tres ejes: los niños y niñas, los padres y madres, y el equipo

La catequesis familiar se vertebra en tres ejes: los niños y niñas, los padres y madres, y el equipo

La Parroquia de San Blas está ubicada en el pueblo de Alegría-Dulantzi y es la cabecera comarcal y pastoral de las 17 parroquias / pueblos de la zona.

Entre las actividades parroquiales, una de las más arraigadas, es la Catequesis Familiar. Hace más de 20 años se hizo un discernimiento de cómo se quería continuar con el proceso de iniciación en la fe de niñas y niños y se optó por el método de la catequesis familiar. A lo largo de este periodo de tiempo hemos ido evaluando, corrigiendo errores, y mejorando los diferentes aspectos de esta imprescindible tarea evangelizadora.

En estos momentos, el equipo responsable de la Catequesis está formado por 7 personas: 2 sacerdotes y 5 laicos. Hay 4 grupos de Catequesis Infantil, 1 grupo de preparación a la Confirmación y 1 grupo de ACG Infancia.

En nuestra parroquia, la catequesis familiar se vertebra en tres ejes: los niños y niñas, los padres y madres, y el equipo responsable de la Catequesis Familiar. Si uno de ellos falla, el método no se puede sostener. Los padres y madres son los que en el hogar dan la catequesis a sus hijos e hijas. Pero no están solos en este proceso. En la reunión mensual de padres y madres, redescubren el Evangelio, se preparan los temas para ayudar a sus hijos e hijas en el hogar, y se forman, como adultos que son, reflexionando y profundizando en diferentes temas de actualidad.

Los niños y niñas acuden dos veces al mes a la parroquia para reforzar los temas que ya han trabajado en casa con sus padres-madres. Los y las catequistas nos reunimos una vez al mes para evaluar la marcha de los diferentes grupos, para preparar actividades relacionadas con este ámbito evangelizador, y para colaborar en algunas actividades de otros grupos de la parroquia.

Una vez al mes tenemos una eucaristía familiar, en las que las familias, junto con el resto de la comunidad parroquial, celebramos nuestra fe. Este caminar, este trabajo corresponsable, en el que todas las personas tenemos voz activa, nos ayuda a quienes en él participamos a redescubrir la Doctrina Social de la Iglesia, a perder el miedo a iniciar nuevos compromisos y a vivir nuestra fe en comunidad, asumiendo las dificultades que esto conlleva.

Este curso hemos empezado a trabajar conjuntamente con las otras parroquias de Araia y Salvatierra-Agurain en el arciprestazgo ampliado. Tanto los sacerdotes y religiosos/as de la zona como los laicos estamos viendo cómo, a pesar de (o gracias a) nuestras diversidades, podemos crear una única unidad pastoral.

Quiero terminar dando las gracias al Servicio Diocesano del Laicado por haberse acordado de estas comunidades de ámbito rural. La conformación de nuestra Diócesis, tan centralizada en Vitoria-Gasteiz, hace que a veces los pueblos no podamos participar por la distancia en todas las iniciativas que proponen las diferentes Delegaciones Diocesanas.

Nora Aguirre

No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies