Los sueños se construyen juntos – Ametsak elkarrekin eraikitzen dira: 23 mayo, Día del Laicado

Los sueños se construyen juntos – Ametsak elkarrekin eraikitzen dira: 23 mayo, Día del Laicado

El próximo 23 de mayo celebramos el día de Pentecostés y con él, el Día del Apostolado Seglar y la Acción Católica; el Día del Laicado.

El Día del Laicado es un día importante para todos y todas nosotras/os. Es el día en el que celebramos nuestra fiesta. La fiesta del Laicado.

Otros años lo hemos celebrado de forma presencial, reflexionando y orando sobre asuntos que nos conciernen a todas y a todos, pero este año por las circunstancias en las que nos encontramos, hacerlo de esa manera es más complicado. No obstante aunque haya dificultades no vamos a dejar de celebrarlo como se merece, y para ello, desde el Servicio Diocesano del Laicado queremos proponeros que sigamos profundizando en nuestras comunidades y nos hagáis llegar por correo electrónico o a través de las redes vuestras reflexiones.

Como sabéis este curso estamos trabajando la sinodalidad y el discernimiento. Desde el texto de Emaús, hemos diseñado unas imágenes que nos ayudarán en la reflexión (descarga las postales en PDF: SinodalidadDiscernimientoMisión):

Sinodalidad

“Mientras hablaban y se hacían preguntas, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos.” (Lc 24, 25) nos habla de hacer camino juntos, de dejarnos interpelar, de afianzar nuestra fe en medio de las dudas.

El camino de Jerusalén a Emaús es un camino de huida, de los que tratan de escapar, de los que creen estar ya de vuelta de todo, de los que se hicieron ilusiones y ahora se sienten desilusionados. Es también nuestro camino, el de nuestras huidas de la responsabilidad, el de nuestras dudas en la fe, el de nuestra débil esperanza. Pero es el camino de la vida, el que todos, de una forma u otra, tenemos que recorrer.

  • ¿Qué despierta Jesús en nosotros al salirnos al encuentro y ponerse a caminar a nuestro lado? ¿miedo, paz, asombro, libertad, responsabilidad…?
  • ¿Qué es lo que Jesús nos dice con sus gestos y palabras?

Discernimiento

“Entonces se les abrieron los ojos y Lo reconocieron” (Lc 24, 31) nos habla de descubrir en nuestras comunidades y en nuestra realidad la presencia de Jesús como muestra de esperanza y alegría.

El camino, la conversación y el tiempo fueron serenando el espíritu de los discípulos. Y comenzaron a ver con mayor claridad. Y entonces cayeron en la cuenta, justo cuando desaparecía. Pero ya no era necesaria la presencia física, porque ya habían recuperado la fe y la esperanza.

  • ¿Qué es lo que nos ciega e impide ver, qué es lo que nos cansa y quita la alegría? A medida que Jesús nos envuelve ¿sentimos que con sus palabras nos vamos desprendiendo de todo eso para seguir sus pasos?
  • ¿Hacemos camino para reconocer a nivel personal y en nuestras comunidades la presencia de Jesús en la historia?

Misión

“En aquel mismo momento se pusieron en camino y regresaron a Jerusalén” (Lc 24, 33) nos envía de vuelta a la comunidad, con fuerzas y esperanzas renovadas.

Así que empezaron a desandar lo andado y vuelven a Jerusalén, que era tanto como volver a la realidad. Y es que la fe no se hace ilusiones. Ni la esperanza tampoco. Esperar es poner manos a la obra, trabajar y esforzarse para hacer posible lo imposible con la gracia de Dios. La primera tarea del discípulo es precisamente ser testigo de lo que ha visto y oído, testigo de que Jesús ha resucitado.

Jesús nos escoge, nos llama, nos envía… Quiere que seamos testigos de la buena nueva y que la anunciemos a todas las personas y en todos los rincones.

  • ¿Nos sentimos enviados y necesitados de conversión, audacia, esperanza, amor, constancia y alegría?
  • ¿Los hombres y mujeres de hoy pueden ver en nosotros a Jesús resucitado y sus signos de vida y esperanza?

Os animamos a leer el pasaje evangélico y las postales en esta clave de sinodalidad, discernimiento y misión, a profundizar a solas o en grupo, y compartir con vuestra comunidad las intuiciones que el Espíritu os sugiera en la celebración de Pentecostés.

También podéis enviarlas al Servicio del Laicado (laicado@diocesisvitoria.org o en las redes twitter facebook instagram @laikoak) y con ellas elaboraremos un mosaico de intuiciones, experiencias y vida, que podréis ver en esas fechas vía on line.

¡FELIZ DÍA DEL LAICADO!

No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies