Evangelio del día: «Les mandó que no lo descubrieran. Así se cumplió lo que dijo el profeta». Mt12,14-21

Domingo IV Tiempo Ordinario (Ciclo A)

Las bienaventuranzas nos presentan a los que son objeto de una declaración sorprendente (pobres en el espíritu, quienes lloran…); y la razón, la causa del porqué ellos son bienaventurados: son acciones que Dios, Padre bueno y providente con entrañas de Madre, realizará en el futuro, pero que comienzan y terminan en el presente.

© 2024 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia