Evangelio del día: «Por lo tercos que sois os permitió Moisés divorciaros de vuestras mujeres; pero al principio no era así». Mt19,3-12

Domingo IV Tiempo Ordinario (Ciclo C)

Jesús se coloca en la línea de dos grandes profetas de Israel, Elías y Eliseo. Instancia crítica para el pueblo elegido, Jesús abre los ojos de sus paisanos para que caigan en la cuenta de que ser "hijos de Israel‟, o ser paisanos o parientes suyos, no supone ningún privilegio. La viuda de Sarepta y Naamán el sirio, dos extranjeros, „gentuza‟ para algunos „israelitas fieles‟, fueron objeto de una salvación que no se dio a „los de casa‟. ¿Nos ayuda a clarificar nuestra espiritualidad y nuestra posición ante „los de fuera‟? ¿Las preferencias de Dios son nuestras preferencias?

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia