Evangelio del día: «Por lo tercos que sois os permitió Moisés divorciaros de vuestras mujeres; pero al principio no era así». Mt19,3-12

Domingo VIII Tiempo Ordinario (Ciclo C)

Los discípulos reciben una misma alerta con tres ejemplos: no ejercer de maestros espirituales de nadie sin serlo verdaderamente; no pedir a otros lo que uno mismo no se exige; no aparentar lo que no se es. El contexto nos aporta que solo quien vive de la palabra de Jesús, construyéndose a sí mismo desde ella, está en condiciones de ayudar a los demás en su itinerario espiritual. ¡Fidelidad y autenticidad!

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia