Evangelio del día: «Por lo tercos que sois os permitió Moisés divorciaros de vuestras mujeres; pero al principio no era así». Mt19,3-12

Domingo XXIX Tiempo Ordinario (A)

El pago al César es algo “penúltimo”, porque lo último es devolver a Dios lo de Dios. Dios es el Señor, no el “César” (el partido, el estado, el equipo, el negocio, incluso la Iglesia). ¿Cómo se manifiesta en nuestra vida dicha soberanía de Dios? ¿Cómo demostramos que en nuestra vida Dios es EL Señor?

Domingo XXIX T.O. (A)

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia