Evangelio del día: «Elías ya ha venido, y no lo reconocieron». Mt17,10-13

En solidaridad con los ciudadanos de Chad

La situación por la que están pasando miles de personas en Chad es crítica. Esta antigua colonia francesa está viviendo una ola de violencia y represión muy dura. Los sacerdotes estudiantes que están ampliando su formación en la Facultad de Teología de Vitoria han organizado una misa para el sábado 26 de noviembre a las 12:30h para rezar juntos y sensibilizarnos ante el dolor y sufrimiento de los chadianos en este momento tan difícil. La eucaristía estará presidida por el Obispo de Vitoria, D. Juan Carlos Elizalde.

Por ello, Georges Assanamou, sacerdote de Chad y que actualmente se encuentra estudiando en Vitoria asistiendo además pastoralmente en la Diócesis los encargos del Obispo de Vitoria, ha escrito esta carta junto con varios compañeros de este continente para animar a todos los fieles a participar de esta celebración por los habitantes de Chad.

El Evangelio llegó al Chad en 1929. La Iglesia de este país es la más joven de África. Ahora tiene alrededor de un 36 % de cristianos: católicos (más de 20%) y protestantes. Los musulmanes son un 57 %, pero en realidad las estadísticas están politizadas para sacar votos en las elecciones. La religión africana y el resto representan un 7%. 

La Iglesia católica tiene 7 diócesis y 1 vicariato apostólico, con más de 250 sacerdotes diocesanos. La diócesis de Laï colabora con la diócesis de Vitoria a través de dos sacerdotes enviados para estudiar a la Facultad de Teología del Norte de España Sede de Vitoria y también para echar una mano pastoral a la diócesis. 

Hoy, los habitantes del Chad son 17 millones. El régimen del país es una dictadura militar. En 1990 llegó al poder un militar (Idriss Déby Itno) y se quedó hasta su muerte en el combate contra los rebeldes el 20 de abril de 2021. El mismo día, su hijo tomó el poder y suspendió la Constitución y todas las instituciones del Estado. Dijo que tras 18 meses iba a dejar el poder a los civiles. Pero, en el reciente Diálogo Nacional e Inclusivo (que no era, porque era un club de amigos y acompañantes) recibió la legitimidad de seguir dirigiendo el país 24 meses más y de ser candidato a las elecciones presidenciales. La mayoría de los chadianos no están de acuerdo con las resoluciones de aquel Diálogo. 

Por eso, algunos partidos de la oposición, con las organizaciones de la sociedad civil, organizaron las protestas el 20 de octubre de 2022, día en el que finalizaron los 18 meses que había propuesto el hijo de Idriss Déby Itno. En estas protestas murieron muchos chadianos (casi 200): jóvenes, mujeres, mayores. Era un carnaje de parte del Gobierno. Han deportado más de 1500 jóvenes al norte del país en una prisión durísima en el desierto. Muchos jóvenes han desaparecido el 20 de octubre de 2022 y hasta ahora las familias no tienen noticias de sus hijos. Al día de hoy, los militares siguen persiguiendo no sólo a los jóvenes que han manifestado, pero también algunos que no han manifestado. El Gobierno ha decretado un toque de queda no por seguridad, sino para que los militares tengan las manos libres para ir de puerta en puerta a recoger a los jóvenes cuyas cabezas no les interesan.

Como sacerdotes africanos en la diócesis de Vitoria, no podemos ser indiferentes a esta situación de sufrimiento del pueblo chadiano. Por eso, la poca aportación que juntos podamos ofrecer a este pueblo, que sigue sufriendo, es celebrar la Eucaristía que será presidida por su Excelencia Monseñor Juan Carlos Elizalde, Obispo de Vitoria, el sábado 26 de noviembre de 2022 a las 12:30h en la Catedral nueva de María Inmaculada, Madre de la Iglesia.

Invitamos a todos los fieles a unirse en oración en este día y tomar conciencia de la situación por la que están pasando miles de personas en Chad.

© 2022 Diócesis de Vitoria / Gasteizko Elizbarrutia