Diócesis de Vitoria - Obispado de Vitoria — Gasteizko Gotzaindegia
Obispado de Vitoria, Diócesis de Vitoria,
206
page-template-default,page,page-id-206,page-parent,ajax_updown,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Diócesis de Vitoria

La Diócesis de Vitoria comprende 3.283 kilómetros cuadrados, pertenecientes a toda la Provincia de Álava, más los enclaves de Orduña (Vizcaya) y del Condado de Treviño y Lapuebla, de Burgos.

Pertenece a la provincia eclesiástica de Burgos. En la actualidad cuenta con 422 parroquias, englobadas en 15 Arciprestazgos que configuran 5 zonas pastorales. Su población se estima en 310.000 habitantes.

diocesisVitoria

Historia

La diócesis de Vitoria se erige por Pío IX el 8 de septiembre de 1861 por la bula In Celsisima. Englobaba los territorios de las tres provincias vascas. Su sede era la ciudad de Vitoria. En Álava había entonces 436 localidades servidas por 663 clérigos. La Diócesis vivió las transformaciones políticas y sociológicas tratando de poner moderación en los conflictos bélicos.
La antigua colegiata de Santa María fue consagrada como catedral en 1863.

En 1880 se inauguró el Seminario Conciliar y D. Mateo Múgica inauguró en 1930 el Seminario Diocesano actual.

En 1941 se creen las Escuelas Profesionales Diocesanas.

En 1947 Pío XII concedió a la diócesis las Misiones Diocesanas.

En 1950,por la bula Quo commodius – de Pío XII-, se separan de la diócesis de Vitoria las provincias de Vizcaya y Guipúzcoa, constituyéndose las diócesis de Bilbao y San Sebastián.

El territorio de la actual diócesis de Vitoria comprende 3283 kilómetros cuadrados pertenecientes a toda la provincia de Álava más los enclaves de Orduña (Vizcaya) y del Condado de Treviño y Lapuebla de Arganzón (Burgos). Cuenta en la actualidad con 422 parroquias, englobadas en 16 arciprestazgos que configuran 5 zonas pastorales.

Orígenes del Cristianismo

Los descubrimientos arqueológicos de Iruña Veleia, dados a conocer en parte en 2006 y todavía en proceso de análisis, han puesto al descubierto la presencia en nuestro territorio de círculos sociales en los que el cristianismo tenía un gran peso a mediados del s. III. Consta también que en el siglo siguiente las ideas cristianas eran ampliamente conocidas y asimiladas por los indígenas en lengua vasca. Ambos fenómenos, perfectamente registrados arqueológicamente, van a colocar a nuestra diócesis de Vitoria en la cima de la investigación arqueológica paleocristiana a nivel mundial.

La arqueología ha puesto al descubierto un templo paleocristiano del S.V en Salinillas de Buradón. De ello se deduce que en la tardorromanidad existía al menos una comunidad parroquial firmemente asentada que contaba incluso con pila bautismal.

Son abundantísimos los testimonios de la presencia, en las cuencas del río Ayuda y del Omecillo, de grupos de eremitas con sus iglesias y celdas. Su origen parte también de ese mismo momento tardorromano aunque continuaron existiendo durante la Alta Edad Media. Uno de estos templos continúa todavía en culto: Nª. Sª. de la Peña en Faido.

Obispados de Armentia y Valpuesta

valpuestaComo consecuencia de la invasión musulmana del Valle del Ebro se produce, hacia la mitad el S.IX, la emigración de muchos cristianos del Obispado de Calahorra hacia tierras libres de la presencia permanente de los musulmanes. Las tierras de Alava, refugio de muchos de esos cristianos, dependen, en un principio, del reino astur-leonés. Bascularán después, a mediados del S.X, hacia el reino de Pamplona y acabarán, al final, bajo la órbita de Castilla. Religiosamente eran tierras ya muy cristianizadas: cuando el obispo Juan funda el obispado de Valpuesta el año 804 dice: “encontré allí iglesias antiguas: de los Santos Cosme y Damián, de San Esteban, San Cipriano, San Juan, San Pedro y San Pablo y San Caprasio”. Surge entonces en el centro de Álava el Obispado de Armentia.

En la documentación de los siglos IX-XI aparece una decena de personas a las que se les titula “obispo en Álava, de los alaveses, en Veleia y en Armentia”.

Don Fortunio, el último obispo,es el más conocido. Provenía del monasterio de Leire y siempre permaneció en la órbita de Pamplona. Fue a Roma hacia 1072 a defender ante el Papa Alejandro II la validez del rito hispánico. Murió hacia 1087 y con él desapareció, no sin tensiones, el obispado de Álava absorbido por el de Calahorra y la liturgia tradicional hispánica fue desplazada por el nuevo rito romano. Las más de 300 aldeas, citadas en la Reja de San Millán, tendrían unos pequeños templos prerrománicos. De sus altares y celosías quedan significativas muestras esparcidas por todo el territorio.

Similar fue el origen y desarrollo del Obispado de Valpuesta en el nordeste de Burgos y en el occidente de Álava. Quizás fue también continuación de la antigua diócesis de Calahorra o de la de Oca. En Valpuesta se documentan hasta 21 obispos entre los siglos IX y XI.

Diócesis de Calahorra: Arcedianato de Álava

armentiaAbsorbida la sede de Armentia por Calahorra, los cristianos de la Álava nuclear se integraron en la organización calagurritana encuadrados en el Arcedianato de Álava, uno de los cinco del Obispado; el Arcedianato de Berberiego englobaba a parte de las parroquias de la parte oriental de Álava; ambos ejercían el control de toda la zona vasca. El Arcedianato de Álava incluía los Arciprestazgos de Eguílaz, Gamboa, Cigoitia, Vitoria, Léniz, Zuya, Cuartango, Orduña, Ayala, la Ribera y Treviño. Se constata un gran aumento del clero secular: en cada lugar había cinco o más clérigos. Entre los siglos XII-XV se construyen en los núcleos rurales las iglesias románicas y en las villas las iglesias góticas que han llegado hasta nuestros días. Gran parte de estos templos fueron construidos y sustentados por mecenas particulares; poco a poco se irán solucionando los problemas entre los patronos seglares y la autoridad del obispo. Los franciscanos y dominicos se establecen en Vitoria.

A partir de 1087 la basílica de Armentia se convierte en colegiata; en 1135 había en la misma diez clérigos. El obispo Don Rodrigo de Cascante (1146-1190), que en 1173 habla de su casa episcopal en Armentia, firma el fuero de población concedido a Vitoria en 1181 con el título antiguo de “obispo armentiense”; sería precisamente este obispo el que construyera la actual basílica románica, unos cien años después de que desapareciera el obispado de Armentia.

Colegiata de Santa María de Vitoria

santamariaFundada la villa de Vitoria se establece una pugna entre la nueva población y la vieja Armentia. La villa, punto importante del comercio entre Castilla y Europa, se va apropiando de las aldeas vecinas, la “universidad de parroquias” reclama los diezmos de las mismas en detrimento de la colegiata de Armentia. Como consecuencia de todo ello la colegiata de Armentia se traslada a Santa María de Vitoria en 1496. Los vitorianos solicitan al cardenal Adriano de Utrecht la creación de la diócesis de Vitoria; y el cardenal, elegido sumo pontífice durante su estancia en Vitoria en 1522,así lo promete.

En torno al Concilio de Trento, en el que participan numerosos obispos de origen alavés, los templos se visten interiormente de retablos, cruces, custodias, púlpitos, capillas. Misioneros alaveses, como Tomás de Zumárraga, Jacinto de Esquíbel y Fermín de Lasúen, evangelizan las tierras descubiertas. Otros alaveses colaborarán en la colonización y con sus envíos a la parroquia de origen enriquecerán el patrimonio religioso con objetos de plata americana. Torres y pórticos, a caballo entre los siglos XVIII y XIX, configurarán de forma definitiva la estructura de las iglesias hasta nuestros días.

Ya en la Edad Contemporánea las guerras contra Francia y la Desamortización provocan un gran expolio en los templos.