+34 945 148 171

Carta del Obispo de Vitoria — Corpus Christi y Cáritas

Descarga la Carta de Corpus Christi y Cáritas

¡Feliz Fiesta del Corpus Christi! Este domingo, 18 de junio, es el día de la Caridad, Cuerpo entregado y Sangre derramada, el día de Cáritas. “Llamados a ser comunidad” es el lema de este año.

El Papa Francisco acaba de trasladar en Roma la fiesta del jueves al domingo para facilitar la participación de los fieles en la multisecular Procesión del Corpus. En Vitoria-Gasteiz reestrenamos el recorrido de la Procesión después de la Eucaristía de las 12:00 en la Catedral Nueva a las Plazas de la Virgen Blanca y de España. La calle es el lugar donde se manifiesta el pueblo. Es el escenario de la celebración de los eventos deportivos, de las protestas sociales, de las fiestas y también de la fe. Jesús se encontró con los suyos en la calle, allí resonó su palabra, allí hizo muchos de sus milagros y la calle fue también testigo de su Pasión. El Papa Francisco nos invita constantemente a evangelizar en la calle y se ha popularizado su invitación a los jóvenes: “hagan lío”. En una homilía del Corpus pide por todos los cristianos que no pueden celebrar públicamente su fe porque ésta es perseguida. Kristok bere presentzia agindu eta Eukaristia utzi zigun.

En nuestra tradición cristiana la fiesta del Corpus está vinculada a Cáritas. En el pobre la Iglesia reconoce la carne de Cristo. Se le preguntaba a la Madre Teresa de Calcuta una consigna para poder trabajar por los pobres. Y ella respondía: “Que celebren bien la Eucaristía… Si yo me dedico a los más marginados y los atiendo es porque acabo de comulgar. Al mismo Cristo a quien he adorado y recibido en la Misa es al que veo presente en la persona del prójimo, sobre todo en los más pobres”. Enseñaba aquellas manos toscas y trabajadas mientras decía que en español para ser cristiano bastan cinco dedos: “A-mí-me-lo-hicisteis”. Un gran cristiano francés, Blaise Pascal, agonizante, no podía comulgar porque no podía ingerir alimento y ¿sabéis en el último instante qué pidió? Que por favor entrara un pobre en su habitación porque, ya que no podía recibir al Señor que al menos pudiera verle. ¡Genial intuicion! El camino más directo para el encuentro liberador con el pobre es la adoración, la Eucaristía, la experiencia de fe. Kristoren Gorputza gurtzeak anaia-arrebengana errespetuz eta prestatasunez urreratzera eramaten gaitu.

En el día del Corpus la comunidad cristiana sale a la calle, es la Iglesia en salida hacia todas las periferias existenciales. Cáritas en la presentación de la campaña dice:

“La comunidad, en Cáritas, es el espacio donde creemos que podemos acompañar y ser acompañados, generar presencia, anuncio, denuncia, y otros espacios de vida que posibilite espacios liberados donde el que sufre, encuentra consuelo; donde el que tiene sed, encuentra fuentes para saciarse; donde el que necesita consuelo, encuentra acogida y cariño. La comunidad, desde aquí, es capaz de responder al “¡Dadles vosotros de comer!”, y de implicarse para trabajar para promover el desarrollo integral de los pobres y resolver las causas estructurales de la pobreza, como nos pide Francisco en nuestro compromiso social”.

En el día del Corpus y en su Procesión, entendemos como nunca el aviso del Papa en el número 200 de Evangelii Gaudium:

“Puesto que esta Exhortación se dirige a los miembros de la Iglesia católica, quiero expresar con dolor que la peor discriminación que sufren los pobres es la falta de atención espiritual. La inmensa mayoría de los pobres tiene una especial apertura a la fe; necesitan a Dios y no podemos dejar de ofrecerles su amistad, su bendición, su Palabra, la celebración de los Sacramentos y la propuesta de un camino de crecimiento y de maduración en la fe. La opción preferencial por los pobres debe traducirse principalmente en una atención religiosa privilegiada y prioritaria”.

La Iglesia de Vitoria quiere seguir uniendo la atención asistencial y promocional de los pobres con la atención espiritual. La conciencia de ser hijos de Dios nos lleva a cuidar de la casa común. Cuidar el planeta es combatir la pobreza y luchar por los migrantes con derechos es construir un mundo de hermanos. Con el Cardenal De Lubac sabemos que la ciudad se construye desde la Eucaristía. Mi insistencia en la adoración eucarística subraya que la fuente de la caridad y de la transformación social en favor de los pobres no es nuestro esfuerzo sino la presencia gratuita y transformante del Señor.

Por ello quiero insistir especialmente en la participación de los niños que acaban de hacer la Primera Comunión, en la Procesión del Corpus. A las 11:45, en lugar reservado, los niños y niñas de Vitoria-Gasteiz que acaban de hacer la Primera Comunión se podrán reunir en la Catedral Nueva para participar en la Eucaristía y después en la Procesión del Corpus. Es una manera de que asimilen gráficamente, ellos y sus familias, su acción en favor de los pobres. Es una forma de reconocer en la Eucaristía la presencia real de Jesús, el Pobre. Y finalmente y de forma festiva, es una ocasión privilegiada para transmitirles que no hay vida cristiana plena sin la participación en la Eucaristía dominical con la comunidad. Somos el pueblo del domingo. La Eucaristía, centro y culmen de la vida cristiana según el Concilio Vaticano II, garantiza que nuestras comunidades son cristianas y que el origen de su caridad es la caridad de Cristo. Si no, como repite machaconamente el Papa, la Iglesia queda reducida a una ONG.

“Llamados a ser comunidad”, el lema de Cáritas de este año, nos ayuda a seguir proponiendo la Eucaristía de cada domingo como algo irrenunciable ya que forma parte del ADN del ser cristiano. ¿Quién se anima a seguir proponiéndolo con alegría, constancia y creatividad? Nuestros jóvenes se lo merecen. Yo lo compruebo cada domingo a las 19:30 en la Parroquia de San Miguel junto a la Virgen Blanca. Los últimos, los más pobres, son los primeros convocados en la Eucaristía y los primeros beneficiarios de la caridad cristiana. Son ellos los que nos evangelizan. Jesusek testigu izatera gonbidatzen gaitu.

Me despido recordándoos dos eventos:

  • El próximo 20 de junio es el Día del Refugiado. Atentos a tantas acciones programadas en torno a ese día en las que también participa e impulsa la Diócesis.
  • La última tanda de Ejercicios Espirituales del curso del Equipo Diocesano será del 22 al 25 de junio en el Seminario con el tema “La vida como vocación”, el mismo tema que el del Retiro del día 24.

Con todo mi afecto, mi bendición.

+ Juan Carlos Elizalde
Obispo de Vitoria

Vitoria-Gasteiz, 12 junio 2017

Be the first to comment on "Carta del Obispo de Vitoria — Corpus Christi y Cáritas"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies