+34 945 148 171

Celebración cristiana del Domingo – Cuaresma-Pascua 1993

Las comunidades cristianas, «por una tradición que trae su origen del mismo día de la resurrección de Cristo» (Sacrosanctum Concilium, n. 106), tienen la costumbre de reunirse cada ocho días, en domingo, para vivir comunitariamente lo que constituye y configura la existencia cristiana: actualizan el misterio pascual, alimentan su fe en las Escrituras, proclaman su esperanza, gustan el gozo de la fraternidad en Cristo y comparten oración y bienes, atentos a las necesidades del mundo y de los pobres. En la celebración del domingo, confluyen así los valores más profundos de la fe cristiana.

La vida de la Iglesia ha estado, a lo largo de los siglos, estrechamente ligada al ritmo que marcaba la celebración del domingo. Esta «Pascua semanal» sostiene la fe de los cristianos, alimenta su pertenencia a la comunidad eclesial y los fortalece para vivir de acuerdo con la fe en Jesús muerto y resucitado. Por todo ello, el domingo ha venido a ser, prácticamente desde los tiempos apostólicos, una institución de vital importancia para las comunidades cristianas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies