+34 945 148 171

Creer en tiempos de increencia – Cuaresma-Pascua 1988

Os hemos hablado de Dios no sólo urgidos por el mandato de Jesús de evangelizar a los hombres de todos los tiempos, sino convencidos de que es lo mejor que la Iglesia os puede ofrecer hoy a cada uno de vosotros y a este pueblo que, entre luces y sombras, busca un futuro más humano y esperanzador.

Somos conscientes, sin embargo, de que hablamos de Dios en unos tiempos en que la increencia parece invadir fuertemente la conciencia de la sociedad moderna. En pocos años ha cambiado profundamente el clima religioso que se respiraba en nuestro pueblo. Hombres y mujeres de todas las edades y de todos los sectores sociales viven su vida al margen de Dios y de cualquier referencia propiamente religiosa. No parecen necesitar de Él para dar sentido a su existencia.

El fenómeno es nuevo entre nosotros. Todavía hace unos años creer en Dios era algo natural y las gentes nacían, vivían y morían en la fe. ¿Qué ha podido suceder para que en tan poco tiempo crezca de manera tan considerable el número de los que se declaran indiferentes, agnósticos o increyentes?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies