+34 945 148 171

Seguir a Jesucristo en esta Iglesia – Cuaresma-Pascua 1989

El tema de nuestra reflexión de 1989 es la Iglesia. No es la primera vez que abordamos su tratamiento. En la Cuaresma de 1983 os escribimos una pastoral titulada La Iglesia, comunidad evangelizadora. Nuestro propósito consiste en completar aquella exposición e iluminar con mayor detenimiento algunos problemas relevantes del momento.

La fe en el Dios de Jesús en un ambiente de increencia ha sido el punto central de nuestros últimos documentos cuaresmales. La Iglesia es, por vocación, comunidad creyente consagrada a ser signo y estímulo de esta fe en medio de la sociedad. Pero muchos círculos distantes de la vida eclesial no la perciben así. Antes bien, la Iglesia concreta parece resultar para bastantes contemporáneos una estrella apagada que no conduce a la fe e incluso para algunos un contrasigno que entorpece el itinerario de los hombres y mujeres de hoy hacia el encuentro con Jesucristo.

No podemos subestimar este fenómeno grave y extendido. Porque es para toda la comunidad cristiana motivo de reflexión y conversión. Y, porque la adhesión a la Iglesia no es un elemento accesorio, sino condición necesaria y elemento integrante de la fe católica. Por estos motivos nuestra Carta intenta abordarlo noble y frontalmente. No pretende ocultar los defectos de nuestra Iglesia ni parapetarse en una defensa cerrada de lo indefendible. Intenta únicamente ayudar a seguir a Jesús en esta Iglesia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies