24 horas de oración en la despedida de las Hermanitas de los Pobres

Descarga la Carta (pdf)

¡Feliz Año Nuevo otra vez queridos diocesanos! Zorionak Jainkoa bilatzen ari diren guztiei!

Las Hermanitas de los Pobres dejan Vitoria. La noticia entristeció a toda la Diócesis. Algunas cosas se están publicando en la prensa y en la web de la Diócesis. No me he encontrado con nadie que no aprecie su labor con los mayores y que no se apene con esta pérdida tan grande para todos. Gracias, Hermanitas de los Pobres, en nombre de toda la Diócesis por vuestra entrega tantos años en Vitoria. Siempre os estaremos agradecidos. Vosotras sois las primeras que os habéis tenido que arrancar de esta tierra con el dolor que eso supone.

Las Congregaciones tienen sus sabios métodos de discernimiento y poco se ha podido hacer. Por falta de vocaciones tienen que reducir algunas casas y esta vez le ha tocado a Vitoria. Ellas se repartirán a mitad de mes por varias casas y en medio de su dolor están contentas porque la empresa que se hace cargo de la casa es de una gran profesionalidad y mantiene el servicio religioso, la aportación económica acordada con cada anciano y la plantilla laboral al completo. Los ancianos, tristes en la despedida, han podido elegir entre quedarse en la casa o ir a alguna de las Hermanitas, así que la Diócesis, como familia que es, tratará de arroparles desde el voluntariado y la oración.

La Eucaristía de Acción de gracias y Despedida, presidida por mí, será el sábado 13 de enero a las 11:30 en la Capilla de la Residencia de las Hermanitas (c/ Juana Jugan 1). En diálogo con ellas hemos acordado un gesto: 24 horas de Oración de Agradecimiento y de Petición por las Vocaciones. Podíamos haber elegido otro, pero nos ha parecido el más adecuado por varias razones:

  1. Ya que la causa de la salida de las Hermanitas es la falta de vocaciones nos parece que urge rezar por las vocaciones. Nos hacemos eco de las palabras de Jesús: «Pedid pues al dueño de la mies que mande obreros a su mies» Lucas 10,2. Es una oración constante en la Iglesia, en todas sus diócesis y comunidades. La sequía de vocaciones no nos tiene que culpabilizar. No es momento para autoflagelarnos o para preguntarnos si hemos hecho todo lo que podíamos hacer. Es momento para mirar el futuro con esperanza y para seguir creando las condiciones donde alguien pueda responder si Dios le llama. Si Dios quiere llamar a una chica para la entrega a los ancianos, que cristianos maduros puedan transmitir esa llamada, que en nuestros grupos juveniles un joven se pueda plantear estas opciones, que en nuestras comunidades resuene el llamamiento vocacional y que en nuestra Diócesis sea posible comprobar que eso existe hoy y que Dios llama realmente.
    Ahora nos fijamos en la vocación a la Vida Consagrada, alrededor de la Inmaculada en la sacerdotal — varios jóvenes empezarán ahora el Propedeútico o Introductorio para comenzar el Seminario en septiembre si lo superan — pero estadísticamente la mayoría de nuestros jóvenes están llamados al matrimonio y a la vida de familia. Así que rezar 24 horas por las vocaciones es presentar la vida como vocación y preguntarnos: Señor, ¿qué quieres de mí? Y para esto no hay edad sino ganas de ser feliz y disponibilidad.
    No nos podemos resignar a despedir sistemáticamente a congregaciones y órdenes religiosas. Junto al debido agradecimiento debemos reaccionar y seguir afrontando con esperanza el trabajo vocacional.
  1. Nos gustaría que toda la Diócesis rezara por las vocaciones y agradeciera el don de las Hermanitas: parroquias, zonas pastorales, colectivos, cofradías, delegaciones, servicios diocesanos, etc. Lo vocacional corresponde a todos y es un componente de la vida cristiana. En pleno proceso de elaboración del Plan Diocesano de Evangelización y del trabajo continuado de los Consejos Episcopales, de Presbiterio y Pastorales, lo vocacional tiene que ser un tema transversal que ocupe lo mejor de nuestras energías. Cada realidad eclesial añadirá sus matices en el quehacer vocacional, pero éste en la Diócesis no puede llevarse desde orientaciones personalistas sino como parte de un proyecto común. La Diócesis deberá proporcionar los mínimos sobre los que podamos todos trabajar. Desde las 13:00 horas del sábado 13 de enero a las 11:30 del domingo 14, cada grupo que quiera liderar la oración de hora en hora lo podrá hacer con su estilo, música y aportación personal. Las 24 horas de Oración concluirán con la Eucaristía del domingo 14 también a las 11:30. Por supuesto que cualquier persona, sin tener que pertenecer a ningún grupo o comunidad, puede ir a rezar a cualquier hora del día y de la noche a la Capilla de la Residencia de las Hermanitas con motivo de esta convocatoria. Se trata de un gesto diocesano de oración de excepcional intensidad. Ocasión privilegiada para concienciar a nuestras comunidades de la necesidad de la oración y del agradecimiento. ¡Ojalá que la respuesta sea unánime!
  2. La adoración eucarística nos parece la forma más expresiva de agradecer y rezar por las vocaciones. Las 24 horas de Oración serán ante el Santísimo Sacramento Expuesto en la Custodia. Así lo hizo el Papa Francisco en Roma para detener la guerra, así lo propone cada Cuaresma en las 24 horas de Oración, así lo hacemos los Obispos al concluir cada jornada de la Asamblea Plenaria, así lo hacen muchas comunidades vitorianas, yo los viernes que puedo y los últimos viernes de mes con los jóvenes.
    Las iniciativas de adoración eucarística hoy en toda la Iglesia son experiencias abiertas al futuro y con gran fruto vocacional. La presencia de Jesús en la Eucaristía es un signo elocuente de su amor para nosotros y entre nosotros. La adoración eucarística es la expresión de que la fuente de la vida, de la conversión pastoral y de nuestra alegría, es Él y no en primer lugar nuestro trabajo, esfuerzos, criterios y planes. La Diócesis entera, incluidos nuestros pueblos, claro, en adoración eucarística es la mejor expresión de una Iglesia en salida hacia las periferias existenciales y nada autorreferencial, de una Iglesia fraterna y abierta a todos los carismas y de una Iglesia que, en contacto con el misterio, sabe que «para Dios nada hay imposible» Lucas 1,37.

Desde el Obispado, Inma coordinará la hora de participación de cada grupo, parroquia o comunidad. Al email: secretaria@diocesisvitoria.org se puede enviar qué grupo participa, cuántas personas son aproximadamente, qué horarios posibles proponen y una persona y teléfono de contacto. Para la hora de oración habrá un material disponible, pero, con la misma libertad con que el grupo se ha apuntado para participar, puede usar el material u organizar con su estilo la propia hora. Si se quiere avisar en la parroquia con antelación durante el fin de semana de Reyes, se puede elegir alguna hora de las 12 de la noche a las 8 de la mañana ambas incluidas. En ese margen no va a haber competencia así que se puede avisar públicamente la hora elegida y notificar a Inma. Ella del 9 al 11 de enero contestará con la hora definitiva que le corresponde al grupo y también si por la gran participación debe compartirse la hora con otros grupos. En la página web de la diócesis irá apareciendo para información de todos grupos y horarios.

Jesus Jauna: Jainkoaren bila ari direnetariko bat izan nahi nuke. Horrela, nire bizitza argiz beterikoa izango da eta zure “izarrak” argituko du nire bizitza. Horrela bakarrik izango naiz izar besteentzat. Eskerrik asko aintzat hartzearren.

Me encomiendo a vuestras oraciones. Cuenta con la mías y con las de las Hermanitas de los Pobres. Abrazo grande y mi bendición

+ Juan Carlos Elizalde
Obispo de Vitoria

Vitoria-Gasteiz, 4 enero 2018

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies