Diálogo con los jóvenes desde la fe – Cuaresma-Pascua 1980

Jesús de Nazaret, muerto por los hombres pero resucitado por Dios, es siempre para los creyentes, una llamada a la renovación, la liberación y la esperanza.

Por eso, este tiempo de Cuaresma, que nos prepara a la celebración de la muerte y resurrección de Jesús, es un tiempo privilegiado para reavivar nuestra fe, escuchar en nuestras comunidades su llamada a la conversión y despertar en todos nosotros la fuerza renovadora del Resucitado.

En este marco de renovación y esperanza que nos ofrece la Pascua de Jesús, hemos querido que se escuche en nuestras comunidades la voz de los jóvenes y, en especial, la de los jóvenes cristianos. Su interpelación ha de ser para los adultos una llamada a la reflexión, al diálogo y a la renovación.