¡Nosotros hemos de gloriarnos en la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo! (cf. Gal 6, 14). INICIO DE CURSO 2010 – 2011

La diócesis, sus comunidades y asociaciones, siguen adelante en su empeño por crecer en la fe, y en realizar la misión que el Resucitado le encomienda: anunciar el Evangelio en la vida de este tiempo y lugar. Por ello, hemos de seguir esforzándonos por lo que sostiene e incrementa la fe, la esperanza y la caridad, conscientes de que así se edifica el Pueblo de Dios y se construye el Reino. Cada comunidad eclesial sabe por dónde dirigir los esfuerzos a la hora de anunciar, de palabra y de obra, a Cristo y de crecer en su seguimiento.

Durante el curso que ahora se inicia, hay objetivos y proyectos a los que prestar una especial atención: la Cruz de los Jóvenes, el Plan diocesano de Evangelización 2009-2014, la crisis económica y sus víctimas y los preparativos al 150 aniversario de la diócesis. Cada comunidad y colectivo diocesanos tienen seguramente diseñado su programa pastoral según su situación, necesidades e ilusiones apostólicas. Sin renunciar a él, conviene dirigir la mirada al conjunto de la comunidad diocesana para compartir – unas veces para aportar, otras para recibir- con fraternidad y corresponsabilidad los bienes y capacidades que el Espíritu reparte para el bien de la comunidad y sus miembros.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies