Se llenaron todos de Espíritu Santo… ¿Qué tenemos que hacer, hermanos?

El Obispo de Vitoria, D. Juan Carlos Elizalde, ha dirigido su primera Carta Pastoral a la comunidad diocesana aprovechando las fiestas de San Prudencio y Santa María de Estíbaliz.  La Carta Pastoral ha servido también como hilo conductor de la homilía que ha pronunciado esta mañana en la Misa Pontifical en la Basílica de San Prudencio de Armentia. Reproducimos íntegramente su contenido:

«Se llenaron todos de Espíritu Santo… ¿Qué tenemos que hacer, hermanos?» (Act. 2, 4 y 37)

Queridos diocesanos y diocesanas: me dirijo a vosotros como padre, hermano y amigo. Elige la relación que más necesites en este momento de tu vida y yo me situaré desde ahí. Eskerrik asko zuen harrerarengatik eta eskaini didazuen hurbiltasunagatik. Asentado ya en la diócesis agradezco vuestro recibimiento cordial y sincero y la eficacia, disponibilidad y transparencia de todas las personas que me ayudáis en el gobierno de la diócesis. Efectivamente desde el principio entre vosotros me he sentido en mi casa. ¡Mil gracias! Poco a poco nos vamos conociendo y yo siento que en cada encuentro entráis más dentro en mi corazón. Me gustaría, y a veces así lo palpo, que yo también vaya entrando en el vuestro. En mi primera carta pastoral querría compartir con vosotros sentimientos, impresiones y  proyectos que van apareciendo. Lo formulo como me sale:

¡FELICES FIESTAS DE SAN PRUDENCIO Y DE SANTA MARÍA DE ESTÍBALIZ! GORA SAN PRUDENTZIO ETA ESTIBALIZKO ANDRE MARIAREN OMENEZKO FESTAK!

¡Con qué ilusión quiero vivir y estoy viviendo estas fiestas! Las fiestas tocan las raíces de nuestra fe pero también configuran un pueblo y una tierra. El hecho religioso es parte de la vida humana y parte nuclear. Lo vemos en estas fiestas. Forma parte de la fiesta la gastronomía, la música, el deporte, la convivencia familiar, las tradiciones culturales y también la devoción a San Prudencio y a la Virgen de Estíbaliz. No todo el mundo comparte la fe, es verdad. Pero tampoco tiene por qué compartir todo el mundo el deporte o la música y sin embargo forman parte de la fiesta y de la vida. Porque el hecho religioso no lo comparta todo el mundo ¿vamos a relegarlo a la intimidad sin una proyección social, pública y visible? Tendrá que tener la relevancia y la visibilidad que los ciudadanos que valoran el hecho religioso crean conveniente y en la proporción adecuadamente pactada. Y más cuando la fe permea y empapa todos los aspectos de la vida como vemos en las fiesta a través de la música, la cultura o la convivencia. Son días magníficos para convivir y disfrutar juntos. También para experimentar que el Evangelio no es un peligro para la sociedad sino un bien social, fuente de motivación, ánimo, inspiración y en definitiva una bendición que genera ciudadanos modelos como nuestros mayores. Ellos, los más mayores, por transmitirnos la sabiduría de la tradición y el sentido de la vida, son el corazón de las fiestas y de la sociedad. De sus valores depende nuestra pervivencia y en gran parte nuestra felicidad. Yo como pastor tengo una especial deuda con vosotros los más mayores. ¡Contad conmigo! ¡Yo cuento con vosotros como con los diocesanos más fieles y generosos!

¡ENHORABUENA ANTE CONFIRMACIONES, PRIMERAS COMUNIONES Y BODAS!

SENDOTZEN, LEHENENGO JAUNARTZEEN ETA ESKONTZEN SAKRAMENTUEN OSPAKIZUNEN AURREAN; BIHOTZEZ, ZORIONAK!

Estamos culminando la Pascua. Esta primavera preciosa que está estallando es tiempo de celebraciones de grandes sacramentos.  El mes de Mayo, especialmente dedicado a la Virgen, es escenario de múltiples celebraciones en nuestras parroquias, colegios, ermitas y santuarios. Merece la pena alimentar esta tradición.

Con ocasión de las Confirmaciones de nuestros jóvenes estoy conociendo nuestras parroquias. Un joven que recibe el sacramento de la Confirmación es una alegría enorme y se le abre un mundo de posibilidades en la Iglesia y en la sociedad. Los jóvenes tienen derecho a que la Iglesia les dé lo mejor de sí misma en este camino de su maduración. Voy a acompañar a los jóvenes que en Julio irán a la Jornada Mundial de la Juventud a Cracovia. La Delegación de Juventud ha organizado primorosamente la peregrinación y se merece nuestras oraciones.

A partir del 8 de mayo presidiré todos los domingos una Eucaristía para Jóvenes a las 19.30h. en la Parroquia de San Miguel, en la Virgen Blanca. Bastantes sacerdotes acompañarán a los jóvenes desde el sacramento de la penitencia y desde la atención personal.  Es una experiencia que en otras diócesis está dando muchos frutos pues supone conducir a los jóvenes al «centro y culmen de la vida cristiana», en un entorno de coros juveniles, de zona  y de momentos de encuentro y esto no de forma esporádica sino semanalmente. Merece la pena construir estos puentes para los jóvenes que aún no están integrados en sus comunidades parroquiales.

Quienes se van a casar próximamente han un tenido un regalo extra: la Exhortación Postsinodal  «Amoris Laetitia». ¿Nos vamos a conformar con un Cursillo Prematrimonial en vísperas de la boda aunque haya que hacerlo? ¿Quién se anima a acompañar o a ser acompañados en la lectura de esta preciosidad de documento? Una guía de lectura facilitará la asimilación de un contenido tan rico. Ya está en ello la Delegación de Familia y el 24 de Mayo a las 19:30 en el Aula S. Pablo (C/ Vicente Goicoechea 5) tendrá lugar la presentación del documento.

¿Y qué decir de las Primeras Comuniones? Que son la esperanza de nuestras comunidades. ¡Cuánto he disfrutado al saber de «misas de la familia» en tantas parroquias! Con ocasión de la preparación y de la primera comunión de los hijos podemos rescatar a muchos matrimonios y familias sumidos en una vida gris. Así como tenemos la triste experiencia de niños que no vuelven, también tenemos la experiencia gozosa de familias sorprendidas que han encontrado un entorno vital para recuperar la armonía mutua, la amistad con otros matrimonios , la cercanía del sacerdote y la apertura a la gran comunidad de la Iglesia. ¿Por qué no seguir trabajando con fuerza en esta línea? Muchas más parroquias podrían sumarse a esas misas especialmente preparadas y acompañadas por catequesis semanales. Caerían como consecuencia el derroche absurdo de la celebración de las primeras comuniones  y algunas preparaciones insuficientes y superficiales.

¡VEN ESPÍRITU SANTO! ESPIRITU SANTUAREN BATASUNA IZAN BEDI ZUEKIN.

La Iglesia universal se prepara para la venida del Espíritu Santo en la gran solemnidad de Pentecostés. También la Iglesia de Vitoria se abre al derroche del Espíritu de Jesús. Su Espíritu es garantía de ánimo, alegría, empuje, fuerza y consuelo. Y tú y yo necesitamos todo eso.

Lo necesitamos los sacerdotes y con ocasión de la fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote celebraremos como todos los años las Jornadas Sacerdotales y las Bodas de Oro y Plata de sacerdocio del 17 al 19 de Mayo. Junto a las propuestas de la Delegación del Clero informaremos de los Cursos de Espiritualidad y Formación Permanente de la Conferencia Episcopal en Salamanca, Roma y Jerusalén. El acompañamiento, el afecto y el cuidado de cada sacerdote es lógicamente el núcleo de mi ministerio episcopal.

Lo necesita también la vida consagrada y arroparemos con especial cariño a las comunidades contemplativas en la Jornada Pro Orantibus el domingo de la Santísima Trinidad.

Lo necesitamos todos, también el Obispo y por eso me preparé a la ordenación episcopal con unos días de Ejercicios Espirituales. Si Dios quiere durante este verano me gustaría dirigir una serie de Tandas de Ejercicios Espirituales orientados a jóvenes, adultos y sacerdotes. Sería un momento de conocimiento mutuo, apertura al Espíritu e impulso para la misión. Tengo especial ilusión en ello. Ya se comunicarán las distintas convocatorias.

LOS POBRES EN EL CORAZÓN DE LA IGLESIA DE VITORIA. ELKARREKIN EGINGO DUGU LAN GEHIEN BEHAR GAITUZTENEN ALDE BAZTERTUEI ETA BEHARTSUEI LEHENTASUNA EMANEZ

Me he estrenado en mi Primera Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal y al elegir Comisión de Trabajo escogí «Migraciones» porque entiendo que refleja la prioridad de la Iglesia de Vitoria y de la Iglesia Universal: emigración, refugiados, infancia en exclusión, trata de personas y los colectivos más vulnerables de la sociedad. No podemos mirar a otro lado y la atención a los pobres se convierte en termómetro de nuestra autenticidad cristiana. Cáritas, Berakah, Misiones Diocesanas Vascas, Ali-Etxea, ONGs de congregaciones religiosas y otras realidades eclesiales están ahí permanentemente. Se hace más urgente  nuestra colaboración como ha ocurrido con ocasión del terremoto de Ecuador.

Importancia especial tendrá el Gesto Diocesano «Se refugio – Zeu ere babes» , el viernes 13 de mayo a las 19.00en la Plaza de la Blanca. 60 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares para salvaguardar su vida y sus derechos. Todos, empezando por los gobiernos, corremos el riesgo, de quedarnos con los números. Pero como decía el Papa el pasado mes de abril en su visita a la isla griega de Lesbos: “no debemos olvidar que los emigrantes, los refugiados, antes que números son personas, son rostros, nombres, historias.”

Eskerrik asko zure otoizarengatik eta zure maitasunarengatik. Que podamos seguir construyendo juntos la Iglesia para que sea bendición para nuestra humanidad. Me tenéis a vuestra entera disposición. Con todo mi afecto os imparto en el nombre del Señor mi bendición

+ Juan Carlos Elizalde

    Obispo de Vitoria

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies