Señor ¿a quien vamos a acudir? Tu tienes palabras de vida eterna (Jn 6, 68). Inicio de curso 2008 – 2009

El Evangelio de Juan narra esta escena. Después de su discurso en la sinagoga de Cafarnaúm, Jesús ve cómo «muchos de sus discípulos se echaron atrás y no volvieron más con él. Entonces preguntó a los Doce: ¿También vosotros queréis marcharos? Simón Pedro le respondío: Señor ¿a quien vamos a acudir? Tu tienes palabras de vida eterna» (Jn 6, 66-68).

Estas palabras de Pedro expresan sintéticamente nuestro mismo sentimiento en el inicio del curso pastoral. Su respuesta es también nuestra respuesta a acudir y permanecer en Él acogiendo su Palabra de Vida. Con esta actitud iniciamos un nuevo curso en el que seguir expresando, con palabras y obras, nuestra confianza en Él, nuestra dedicación a anunciar su Buena Noticia y nuestro compromiso por el Reino que Él predicó e inició en medio de nosotros. Nos impulsa la común llamada y misión que de Él recibimos y eclesialmente compartimos.

En cursos pasados, el Plan Diocesano de Evangelización ha orientado y estimulado muchos recorridos personales y eclesiales. Ahora estamos perfilando la puesta en marcha de uno nuevo. Al mismo tiempo, la Iglesia vive con expectación e intensidad el recién estrenado Año Jubilar Paulino, y la inminente celebración, en este mes de octubre, del Sínodo de los Obispos sobre la Palabra de Dios.

Como en otras ocasiones, por medio de esta Carta Pastoral quiero contribuir a la renovación de nuestra respuesta a la llamada del Señor, a seguirle trabajando por la edificación de su Reino en la diócesis.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies