Te recomiendo que reavives el carisma de Dios que está en ti” (2Tim 1, 6). Inicio de curso 2009 – 2010

Recogemos ahora esta exhortación del Apóstol como estímulo para emprender la andadura de un curso pastoral. Así como Jesús fue enviado por el Padre, también nosotros recibimos de Jesús el envío para anunciar con perseverancia su Buena Noticia. Lo hacemos conscientes de que nuestra vida cristiana y nuestra actividad pastoral están promovidas y sostenidas por su Espíritu y su ejemplo estimulante. El nuevo curso es un tiempo de gracia para continuar el seguimiento de Cristo y reavivar nuestra participación en su obra. La vida cristiana de fieles y comunidades va a seguir enriqueciéndose con la oración y la celebración, la reflexión y la contemplación, y la puesta en marcha de múltiples actividades destinadas a realizar esa misión evangelizadora y salvífica que de El recibimos.

Junto a los motivos y necesidades habituales que estimulan nuestra dedicación al Evangelio, y junto a las actividades ordinarias programadas por grupos y comunidades de la diócesis, este curso se presenta con dos realidades especiales a considerar con interés y detenimiento.

Por una parte, es el momento de iniciar la puesta en práctica del nuevo Plan Diocesano de Evangelización 2009-2014, diseñado y aprobado para los próximos cinco años. Por otra parte, Benedicto XVI ha declarado Año sacerdotal al período entre las solemnidades del Sagrado Corazón (19 de junio) de los años 2009 y 2010. La intención del Santo Padre es «contribuir a promover el compromiso de renovación interior de todos los sacerdotes para que su testimonio evangélico en el mundo de hoy sea más intenso e incisivo» (Carta de convocatoria del año sacerdotal, 16.06.2009).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies