Tiempo de Esperanza – Cuaresma-Pascua 1978

La Cuaresma es para la Iglesia tiempo privilegiado de renovación y de conversión. Personas y grupos, actitudes y estructuras son invitados a un exigente esfuerzo de revisión y de cambio. Ahora es el tiempo favorable, el día de la salvación (II Cor 6,2).

La conversión requerida por la Cuaresma implica y compromete toda nuestra vida. Pero al mismo tiempo subraya algunos aspectos, postulados por la naturaleza misma del tiempo cuaresmal y por las necesidades mayores del momento presente. La esperanza es una de estas actitudes básicas cuya renovación es reclamada con especial apremio.