Santidad, experiencia de Dios y la vida como vocación

Descarga la Carta Pastoral: Santidad, experiencia de Dios y la vida como vocación

Queridos hermanos en el sacerdocio, en la vida consagrada y en la vida bautismal de cada una de las familias de la Diócesis:

Nire agur beroena denoi! En la Solemnidad de Todos los Santos siento con fuerza el deseo de proponer de nuevo, de la mano del Papa Francisco, la santidad como nuestra aportación específica a los retos de nuestra Iglesia y de nuestra tierra.

Santidad

“El Señor lo pide todo, y aquello que ofrece es la verdad y la felicidad para la cual hemos sido creados. ¡En definitiva, o santidad o nada!” decía este 1 de noviembre en la Plaza de San Pedro. El número 166 del Documento Final del Sínodo “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional” dice así: “Debemos ser santos para poder invitar a los jóvenes a serlo. Los jóvenes han clamado por una Iglesia autentica, luminosa, transparente y alegre: ¡solo una Iglesia de los santos puede cumplir con estas peticiones! Muchos de ellos lo han abandonado porque no han encontrado la santidad, sino la mediocridad, la presunción, la división y la corrupción. Desafortunadamente, el mundo está indignado por los abusos de algunas personas de la Iglesia en lugar de resucitar por la santidad de sus miembros: ¡esta es la razón por la que la Iglesia en su conjunto debe realizar un cambio de perspectiva decisivo, inmediato y radical! Los jóvenes necesitan santos que forman otros santos, lo que demuestra que “la santidad es el rostro más bello de la Iglesia” (Gaudete et exultate 9). Hay un lenguaje que todos los hombres y mujeres de todos los tiempos, lugares y culturas pueden entender, porque es inmediato y luminoso: es el lenguaje de la santidad.”

La llamada a la santidad, tan explícita en el Sínodo, es nuclear en la pastoral de la Diócesis y en la puesta en práctica de nuestro III Plan Diocesano de Evangelización.

Experiencia de Dios

“Tras la Palabra hay un ser vivo que habla: el Señor Jesús, Verbo del Padre. Por medio de ella Dios respira, está allí activamente presente y hablante. En estos tiempos de cacofonías ensordecedoras y palabras invasoras, vivimos los unos dentro de los ruidos de los otros, somos una familia o comunidad vociferante, en la sociedad del estrépito. La Palabra de Dios tañe el silencio, contenido secreto de las palabras que importan. El creyente puede tener acceso a su propia identidad solamente por medio de la Palabra que es como el hacha que rompe el mar congelado que está dentro de nosotros”, dice Amadeo Cencini en Palabra de Dios y Camino vocacional.

Los Ejercicios Espirituales Sacerdotales renuevan las raíces de nuestro sacerdocio y por eso la Iglesia los propone anualmente para todos los pastores. Sin excluir otras opciones, éstas son las que brinda la Diócesis a los sacerdotes para este curso 2018-019.

  • del 25 noche al 30 de noviembre tarde, en Egino dirigida por D. Saturnino Gamarra. 945 314 638. Email: secretaria@diocesisvitoria.org
  • del 10 noche al 15 de marzo tarde, en el Seminario de Vitoria dirigida por Mons Juan Carlos Elizalde. 667 570 188. Email: secretaria@diocesisvitoria.org
  • del 25 noche al 30 de marzo tarde, en Egino dirigida por Mons. Antonio Algora. 945 314 638. Email: secretaria@diocesisvitoria.org

El Retiro Sacerdotal del Segundo Viernes de Mes, 9 de noviembre a las 10:30 será, como en adelante, en el segundo piso del Seminario. Tendrá por título: “Perfil del sacerdote que los jóvenes necesitan, según el Documento Final del Sínodo.”

La llamada a la santidad es universal y por ello se convoca continuamente a todas las comunidades y a todas las vocaciones a distintas iniciativas de profundización en parroquias, zonas y unidades pastorales. Recuerdo especialmente éstas comunes:

  • Concierto-Oración con la Hermana Glenda: “Nada te turbe/ Ezerk ez zaitzala larritu”. Para jóvenes y adultos. 10 de noviembre a las 18:00 en el Colegio Presentación de María. (Calle Cruz Blanca 4. Reservas: 674 747 278).
  • Talita Cumi, Convivencia para jóvenes en el Seminario el 17 y 18 de noviembre.
  • Peregrinación Diocesana a Fátima. Para jóvenes y adultos del 23 al 26 de noviembre. Email: peregrinaciones@diocesisvitoria.org
  • Retiro de Adviento desde la Animación Bíblica de la Pastoral. Para jóvenes y adultos. Sábado 1 de diciembre de las 10:00 a las 14:00 en el Seminario.
  • Ejercicios Espirituales del 6 de diciembre noche al 9 tarde y Retiro el 8 de diciembre de las 10:00 a las 20:00. Para jóvenes y adultos. Organizados por el Equipo Diocesano dirigido por mí.

En nuestra sociedad secularizada, si los cristianos no tenemos experiencia de Dios, no tenemos nada que decir ni que comunicar. Sólo si tenemos algo de experiencia del Misterio de Dios podremos enriquecer y animar a nuestros hermanos, les seremos útiles realmente.

La vida como vocación

Estamos de lleno trabajando con entusiasmo en Pastoral Vocacional. El número 89 del Documento Final del Sínodo dice: “La Iglesia siempre ha tenido una preocupación particular por las vocaciones al ministerio ordenado, en la conciencia de que este último es un elemento constitutivo de su identidad y es necesario para la vida cristiana. Por esta razón, siempre ha cultivado atención específica para la formación y el acompañamiento de los candidatos para el Presbiterado. La preocupación de muchas iglesias por su declive numérico requiere una reflexión renovada sobre la vocación al ministerio ordenado y sobre una pastoral vocacional que puede hacer que las personas sientan la fascinación de la persona de Jesús y su llamado a convertirse en pastores de su rebaño. También la vocación al diaconado permanente requiere mayor atención, porque constituye un recurso que aún no ha desarrollado todo su potencial.”

Escuchar, dialogar, caminar sinodalmente, acompañar y discernir en el marco de la Eucaristía, el sacramento de la Reconciliación y de las experiencias profundas de oración han sido algunas claves del Sínodo.

Este viernes 9 de noviembre a la 18:00 en el Obispado, tendrá lugar la Presentación de Actividades de Pastoral Vocacional. En esta reunión, a la que se ha invitado a catequistas, profesores de religión, acompañantes de grupos de jóvenes, congregaciones religiosas y parroquias, se darán detalles sobre actividades que ya se han previsto, como la Cadena de Oración por las Vocaciones —que ya se llevó a cabo el curso pasado durante el tiempo de Cuaresma y Pascua—, los testimonios vocacionales en el ámbito escolar, el encuentro en torno al Domingo del Buen Pastor ( 4º Domingo de Pascua)… y, sobre todo, el acompañamiento. Podéis invitar también a todos los jóvenes que en vuestro entorno tienen inquietud vocacional, puesto que se va a presentar la Escuela de Acompañamiento.

Si queremos colaborar con el Señor ayudando a los jóvenes para que respondan a su llamada, el Documento Final del Sínodo es muy claro en los medios y recursos que habría que emplear. Dice así el número 110: “Como un encuentro con el Señor que se hace presente en la intimidad del corazón, el discernimiento puede entenderse como una forma autentica de oración. Es por esto que requiere tiempo suficiente para la meditación, tanto en la regularidad de la vida diaria como en los momentos privilegiados, como retiros, cursos de ejercicios espirituales, peregrinaciones, etc. Un discernimiento serio se alimenta en todas las ocasiones de encuentro con el Señor y una mayor familiaridad con Él, en las diversas formas en que se hace presente: los Sacramentos, y en particular la Eucaristía y la Reconciliación; escuchando y meditando sobre la Palabra de Dios en la comunidad; la experiencia fraterna de la vida común y el encuentro con los pobres con quienes se identifica el Señor Jesús.”

Mientras no dediquemos lo mejor de nuestras energías a estas tareas, no estaremos acompañando a los jóvenes a descubrir la vida como vocación, como llamada a todas las vocaciones. Occidente está viviendo una gran sequía vocacional pero los jóvenes escuchan la llamada en este entorno eclesial. ¿Dónde la hemos escuchado nosotros? ¿Por qué gastar nuestras pocas fuerzas donde ya hemos comprobado que no hay demasiado fruto? ¿Por qué no aunar nuestras energías en las realidades humildes que se están proponiendo? Decir que no hay jóvenes no es respuesta. Si no cambiamos algunas claves de nuestras comunidades nunca los habrá. La Iglesia universal en su último Sínodo nos está dando algunas pistas. ¡Vamos a aprovecharlas! ¡Vamos a reaccionar conjuntamente! ¿A quién puedo animar en este camino? ¿A quién puedo acompañar codo a codo? ¿Qué elementos hay que cambiar, añadir o potenciar en nuestras comunidades? Si las acciones propuestas no me convencen, ¿qué puede aportar mi parroquia, mi comunidad o mi iniciativa personal? Todo, menos resignarse al mantenimiento.

El relato de los dos de Emaús, narrado en el capítulo 24 del evangelio de San Lucas, ha sido el hilo conductor del Sínodo y también quiere ser el de nuestro acompañamiento diocesano a nuestros jóvenes. “¡Cómo ardía nuestro corazón mientras íbamos de camino! Y levantándose en aquel momento, se volvieron a Jerusalén” (vv. 32-33). Levantarse con el corazón ardiendo, por ahí va nuestro III Plan Diocesano de Evangelización. ¡Ánimo con la línea 4: Compromiso de fe y compromiso social como Iglesia samaritana! Poco a poco se va perfilando, adaptándose a cada comunidad.

Me siento profundamente necesitado de vuestra oración. Os encomiendo también con todo mi corazón. Jesusek ereindako hazia emankorra zen… eta indarrez erne da! Un abrazo con todo mi afecto y mi bendición

 

+ Juan Carlos Elizalde
Obispo de Vitoria

Vitoria-Gasteiz, 1 de noviembre de 2018

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies