Catequista, disponible

«El catequista no es el especialista en una fase de la “cadena de montaje eclesial” de hacer cristianos. El catequista no es el que en la comunidad cristiana solo hace “dar” catequesis. El catequista, que “es” antes que “hacer”, es un cristiano al servicio de la comunidad. Disponible al servicio de la Iglesia de la que es parte. En ella, en la medida que puede, participa activamente del resto de las actividades de la comunidad, sobre todo de aquellas que son para todos los miembros de la misma. No forma parte de la comunidad por ser catequista. Es catequista porque forma parte de la comunidad. Como buen catequista, está disponible no solo para su grupo de catequesis, sino para la catequesis de toda su comunidad. Y lo está también para el resto de la vida comunitaria. Así, y solo así, gracias a esta disponibilidad signo de comunión, integra la catequesis y a los catecúmenos, en la comunidad. »

Manuel Mª Bru: Disponibles, Catequistas 263 (2017), 12-13.

Gracias, catequista, por tu disponibilidad, no solo porque estás disponible en y para tu comunidad, sino porque, sobre todo, estás disponible, te dejas hacer por Dios.

Disponibles para la comunidad

Destacamos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies