Evangelio del día El que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante Jn15,1-8

Catequista, más que voluntario

Dice Manuel Mª Bru, delegado diocesano de catequesis de Madrid:

«Pero el catequista no es un mero voluntario, aunque se ofrece voluntariamente y desinteresadamente, sino un “obrero enviado a la mies” (Mt 9,38).

Como obrero de la viña del Reino de Dios, a la hora de medir su responsabilidad para con el trabajo encomendado, sabe muy bien que la medida del amor es el amor sin medida. El catequista es catequista por amor. De ahí surge su sentido de responsabilidad: es responsable del amor de Dios que se le ha confiado para compartirlo con los demás.

Se trata de una responsabilidad laboriosa, exigente, comprometida. Y es que hoy, si hay un trabajo eclesial que responda a la expresión de los “duros trabajos del Evangelio” (1 Tim 1.8b), es el del catequista.»

Manuel Mª Bru: Responsables, Catequistas 264-265 (2017-2018), 12-13.

Continúa poniendo tiempo, voluntad y responsabilidad. Mantente alegre y vive la alegría del anuncio de Jesucristo y su Evangelio como el mejor premio a tu generosa respuesta.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies